Judith Muriel, la protagonista de esta bonita historia
Judith Muriel, la protagonista de esta bonita historia - ABC

EducaciónJudith, la joven que salvó la vida a una mujer al realizarle una reanimación cardiopulmonar

En los quince minutos que transcurrieron hasta que los sanitarios llegaron al lugar, esta menor no dejó de ejecutarle masajes a la accidentada para que recuperase la consciencia

CáceresActualizado:

Cuando escucha que una mujer está viva gracias a ella, Judith Muriel se calla y sonríe. Una risa nerviosa que muestra cómo aún no se cree lo que ha logrado. Ha salvado a una persona que estaba más cerca de la muerte que de la vida.

Todo ocurrió el pasado sábado en Cáceres. Lejos de ser una jornada normal, en la que Judith asistía a su reunión de Scout habitual, el día le sorprendió en plena calle. «Iba en el coche con mi padre, mi hermana y mi prima y vi que una mujer se caía al suelo. Junto a ella había otras dos (ahora sabe que eran las hermanas) que pedían, desesperadamente, ayuda», relata a ABC la protagonista de esta historia, quien no dudó en salir del vehículo y socorrerlas.

La accidentada insistía en que solo era un mareo, «estaba totalmente consciente». El objetivo de Judith era que la mujer no se durmiese, «ya que podría entrar en coma». Tardó pocos segundos en decirle a su padre —que también salió del coche— que le levantase las piernas y, cuando volvió a mirar hacia Rosa (así se llama la señora, procedente de Sevilla), ya estaba inconsciente.

Según Judith, «todo pasó muy rápido. Cuando la vi con los ojos en blanco y sin pulso, me quité el abrigo y comencé a hacer una RCP. En ese momento, sus hermanas llamaron al 112 y dos voluntarios de Cruz Roja, que pasaban en ese momento por allí, se acercaron a auxiliar». Quince minutos transcurrieron hasta que los sanitarios llegaron al lugar. Quince minutos en los que Judith no dejó de realizarle masajes a Rosa para que recuperase la consciencia.

La accidentada pasó tres días en la UCI y ya se recupera en planta. «Creo que no tiene secuelas, según he podido saber», comenta Judith, quien reaccionó a su acto de heroicidad una vez que vio cómo montaban a Rosa en la ambulancia. «No piensas nada mientras tienes que ayudar, sale solo y sincronizado. Actos muy mecánicos. Pero, sí es cierto, que cuando pasó todo me quedé en shock, asimilando lo que había logrado», continúa.

Judith, junto a los familiares de Rosa, la mujer accidentada
Judith, junto a los familiares de Rosa, la mujer accidentada-ABC

Hace unos días pudo estar con los hijos y familiares de la mujer accidentada, quienes le agradecieron enormemente su acción para mantener con vida a Rosa. También el 112 la felicitó porque su intervención fue primordial. «Al parecer, tenía una coagulación de sangre en una de las arterias y con la RCP conseguí quitarle el tapón principal», relata Judith.

«Héroes cacereños»

En el mismo mes, tres chicos de 17 años han salvado la vida de dos personas al realizarles unas RCP. Casualmente, todos van al mismo instituto —el IES Norba Caesarina—, tienen la misma edad y se conocieron cuando tenían 12 años en los grupos de Scout. Gracias a ello, aprendieron unas técnicas de primeros auxilios que siguen siendo carentes en los colegios e institutos.

Judith aprendió los métodos de primeros auxilios con 12 años —ahora tiene 17—, pero jamás los había puesto en práctica, al igual que pasó con Sergio Lasso y Aitor González, los otros «héroes» cacereños.

Estos adolescentes han podido hablar, ya que se ven a diario en el instituto. «Me han agradecido que actuase así y que pudiese salvarle la vida a Rosa; yo también se lo agradecí a ellos cuando hicieron lo mismo con Luis (el compañero de clase al que salvaron)», concluye Judith.

La Junta de Extremadura quiere reconocer las acciones de estos menores, obsequiándoles con placas de reconocimiento a la labor policial y de seguridad de la región. Estos galardones serán entregados a finales del próximo mes de febrero en un acto que tendrá lugar en el Teatro López de Ayala, de Badajoz.