Hay campamentos que se adaptan a las necesidades de cada niño para que aprendan aptitudes diferentes
Hay campamentos que se adaptan a las necesidades de cada niño para que aprendan aptitudes diferentes
Vacaciones

Claves para elegir el mejor campamento de verano

Diez consejos para que los niños se diviertan, aprendan y se relacionen durante las vacaciones

MADRIDActualizado:

Un campamento de verano puede ser una ocasión perfecta para enriquecer la educación de los hijos de forma dinámica y entretenida. Aun así, no resulta fácil elegir. Debe ser un cóctel equilibrado de diversión y aprendizaje que le haga crecer personalmente y ser más independiente. Una opción muy común y recomendable es la de mejorar o aprender un nuevo idioma en el extranjero, ya que los niños conviven con estudiantes de otras nacionalidades y se desarrollan en un entorno al que no están acostumbrados.

Un estudio de The Guardian demuestra que el aprendizaje combinado con el juego es la mejor forma de mejorar las habilidades lingüísticas de los niños. EF Education First, con una red de más de 500 escuelas y oficinas en todo el mundo, ha desarrollado un método propio de aprendizaje, cuyo principio es «aprender haciendo»; en vez de memorizar el vocabulario y la gramática, los estudiantes tienen la oportunidad de practicar lo aprendido mediante actividades creativas, turismo y el uso del idioma en situaciones reales, lo que potencia e incrementa la formación académica.

«En nuestros campamentos de verano ofrecemos una experiencia de aprendizaje personalizada a los intereses de cada niño. Sabemos que la diversión es un factor clave para acelerar el progreso en un idioma. Por este motivo, hemos creado campamentos de fútbol con Chelsea Football Club, de hípica, surf, o deportes acuáticos. Así, los niños aprenden mientras desarrollan otras aptitudes», afirma Ana Moraleda, directora académica de EF España.

Las diez claves para elegir un campamento

Especialistas de EF Education First resuelven las principales dudas que se plantean los padres al hacer esta elección:

1. ¿Cuáles son las mejores edades para ir de campamento?

Esta es una de las dudas más comunes entre los padres. ¿Está mi hijo preparado? Aunque la edad más habitual para empezar está entre los 8 y 9 años, hay niños que a partir de los 6 ya acuden a colonias. Es importante que el niño ya tenga una cierta autonomía para poder realizar todas las actividades. Aun así, estará las 24 horas acompañado por un monitor. Además, hay campamentos con diferentes tipos de actividades y planes según las edades.

2. Elegir el destino adecuado

Existe una gran variedad de destinos entre los que elegir. Una de las claves para seleccionar el campamento puede ser el idioma que se quiera practicar. El idioma más común es el inglés, pero también existe la posibilidad de aprender francés, alemán, italiano o incluso chino y japonés.

Por lo tanto, también influye a la hora de elegir campamento la lejanía del destino. Los expertos recomiendan que los niños más pequeños o aquellos que vayan de campamento por primera vez elijan destinos más cercanos. Aun así, siempre hay que tener en cuenta la madurez y la personalidad del niño.

De cualquier modo, suele haber programas clasificados por franjas de edad: de 8 a 14, de 14 a 18 y de 16 a 18. Según la edad que tengan los niños pueden elegir un destino u otro. Los destinos más populares son Reino Unido -Oxford o Londres- y Estados Unidos -Boston, Nueva York o San Francisco.

3. Campamentos de diferentes temáticas que se ajusten a la personalidad de cada niño

Hay campamentos para cada uno, algunos incluyen programas de actividades variadas y otros están centrados en una temática concreta. Por ejemplo, si el interés principal de los padres es que aprendan el idioma, la mayoría de campamentos incluyen clases. Algunos de ellos, combinan los cursos con otro tipo de actividades. Arte, deportes, surf, montar a caballo o música.

4. Duración: ¿Cuánto tiempo se recomienda?

Dos semanas, tres semanas... La quincena sigue siendo el formato de preferencia entre las familias que mandan a sus hijos de campamento. Aun así, hay niños que se decantan por irse tres semanas o incluso un mes.

EF Education First recomienda para una primera experiencia y para los niños más pequeños dos semanas de campamento de verano. Este tiempo les permite adaptarse totalmente y establecer vínculos fuertes con todos sus compañeros.

5. ¿Es mejor alojarse en una residencia o con una familia?

La opción de alojamiento depende mucho del perfil del estudiante, de lo extravertido que sea, de su madurez, de la facilidad para adaptarse a situaciones desconocidas, etc. No hay una opción mejor ni peor, depende mucho del carácter y personalidad del estudiante.

Ambas opciones de alojamiento ofrecen ventajas para el alumno. La residencia de estudiantes le permite convivir con personas de diferentes países del mundo. Además, ofrece la comodidad de tener cerca siempre a un representante de la organización a quien acudir, la escuela o las instalaciones deportivas. Es recomendable para niños más activos y con ganas de conocer gente nueva.

En caso de elegir vivir con una familia anfitriona, la inmersión cultural será total. El alumno conocerá el idioma del país elegido a través de la convivencia con gente local y entrará en contacto con costumbres y expresiones típicas.

6. El equipaje imprescindible para ir de campamento

Ropa cómoda y ligera, adecuada para las actividades que los niños vayan a realizar y para el clima previsto. Los monitores recomiendan que la ropa esté siempre marcada con el nombre para que no la pierdan ni se produzcan malentendidos. El tipo de ropa y calzado puede variar en función de la temática y la zona elegida.

También hay que pensar en los desplazamientos, así que el equipaje no debe ser demasiado pesado para el niño.

7. Información importante a saber por la organización

Se recomienda a los padres que se informen previamente sobre temas de organización. Por ejemplo, es muy importante comunicar si su hijo tiene algún problema de salud, alguna alergia o intolerancia para que se tenga en cuenta en la asistencia sanitaria o en la organización de las comidas y menús.

8. Documentación

Todos los estudiantes que se van de campamento deben viajar con el pasaporte en vigor. Para los programas en USA, además, necesitan un visado para poder entrar en el país.

En general, todos los programas llevan incluidos el seguro médico y el de viaje, por lo que esto sería más que suficiente para el estudiante. Este seguro privado tiene una amplia cobertura en el extranjero. Aun así, si disponen de Tarjeta Sanitaria Europea, se recomienda llevarla a los estudiantes que vayan a programas dentro de Europa.

9. ¿Cómo es el día a día del niño en un campamento de verano?

Al elegir el campamento hay que tener en cuenta las cuestiones más cotidianas. ¿Cómo será su día a día? Se recomienda que se informen sobre qué actividades se desarrollarán durante el día y cuál es la programación que está prevista, en quéhorarios tendrán clases, etc.

También es importante saber de qué manera y con qué frecuencia las familias podrán contactar con sus hijos, y si los niños podrán tener el móvil a mano.

10. ¿Cómo ha sido la experiencia de otros niños?

Algunas organizaciones, como EF Education First, ofrecen la posibilidad de entrar en contacto con niños que han ido de campamento con ellos anteriormente. Esto permite tener referencias sobre el programa que piensan elegir y es muy útil en caso de que se tengan dudas. Podrán conocer sus experiencias personales y recibir consejos.

www.ef.com