Última Hora Juana Rivas, ante la Justicia tras casi un mes desaparecida

EDUCACIÓN

César Bona defiende que la tecnología no puede quedarse fuera de la escuela

Según el maestro aragonés, hay «cosas que no se pueden dejar fuera de la escuela si su función es la de educar para la vida»

autor de libros sobre educación, entiende que la tecnología es «una herramienta» y
autor de libros sobre educación, entiende que la tecnología es «una herramienta» y - ÓSCAR DEL POZO

El maestro español que fue nominado en 2014 al premio Global Teacher que se entrega al mejor educador del mundo, César Bona, defiende que las nuevas tecnologías no pueden quedarse fuera de la escuela cuando se han convertido «prácticamente en una prolongación del cuerpo». Bona ha asistido estos días a un ciclo de orientación formativa en Girona y ha explicado a EFE su visión sobre la presencia en las escuelas de teléfonos móviles y otros dispositivos digitales. Según el maestro aragonés, hay «cosas que no se pueden dejar fuera de la escuela si su función es la de educar para la vida, porque la tecnología está aquí». «Sólo podemos exigir a los niños lo que podemos darles y si estamos a todas horas con el teléfono, cómo le vas a decir a un adolescente que no lo toque, hay que actuar con el ejemplo», precisa Bona.

Este profesor, considerado el mejor de España a raíz de aquella nominación y autor de libros sobre educación, entiende que la tecnología es «una herramienta» y que, dentro de esa categoría, están también elementos como las cámaras de vídeo o «aplicaciones muy interesantes para los chicos si las sabes usar». Otro asunto sobre el que se posiciona es sobre los deberes, un tema en el que considera que «no todo es blanco o negro, también hay grises». «Los niños no tienen culpa de que el currículum sea tan largo y ves a niños haciendo tareas escolares hasta la hora de cenar cuando tienen que disfrutar de la infancia y los padres disfrutar de sus hijos», indica el aragonés.

César Bona ve «paradójico» que un padre quiera llevar a sus hijos al parque «y no pueda porque tiene que hacer deberes» y advierte de que uno de los retos educativos actuales es «dejar a los chicos con ganas de aprender al día siguiente». Bona se recuerda «de crío un domingo noche haciendo tareas a última hora con la música de fondo de Estudio Estadio» y destaca que lo hacía porque se lo exigían, no porque aprendiese con ello.

En esa nueva filosofía educativa, su posicionamiento es en favor de la participación, «porque si te escuchan en tu trabajo te sientes mejor porque sientes que participas, pero si no se te invita a tomar parte no entiendes qué haces allí». Ese concepto basado en el diálogo lo aplica César Bona a la relación entre padres y docentes, pero también entre padres y niños, docentes y niños y entre los mismos docentes.

Bona, como licenciado en Filología Inglesa, ha analizado también la educación bilingüe que se aplica en centros españoles y señala que cuando ve «alguna escuela que tiene escrito con letras gigantes que es un sitio bilingüe también estaría bien que añadiese que educa en el respeto a las diferencias, porque no es menos importante». Este profesor conoce en profundidad el programa que impulsa un cambio en el sistema educativo denominado Escola Nova 21, una alianza de centros en la que, a su entender, «Cataluña puede ser ejemplo».

«Es tremendamente interesante, un movimiento basado en el trabajo en equipo, porque lo que queremos para la sociedad tenemos que moverlo en la escuela», ha señalado Bona, para quien estas iniciativas se llevan a cabo «en muchos sitios, pero de manera anónima y aquí se están uniendo esfuerzos».

Toda la actualidad en portada

comentarios