Mantener una rutina muy suave como leer algo o hacer cuadernillos de verano les permite mantener el ritmo
Mantener una rutina muy suave como leer algo o hacer cuadernillos de verano les permite mantener el ritmo - FOTOLIA
VUELTA AL COLE

La actitud de los padres al incorporarse al trabajo condiciona cómo afrontan los hijos el nuevo curso

Expertos afirman que «motivar a los niños en los días previos» a la vuelta al cole es crucial para «lograr que se ilusionen y alcancen sus objetivos»

MADRIDActualizado:

El fantasma de la vuelta al cole ya se ha hecho real en los hogares españoles. Estas primeras semanas de septiembre los niños rogarán a sus padres que les dejen quedarse en casa, por favor, que no quieren volver al colegio después de las vacaciones. Que les duele la barriga o que tienen mucha fiebre (pataleta-llanto, llanto-pataleta). Ni siquiera el esperado reencuentro con los compañeros mitiga al malestar del primer contacto con los libros, los deberes, los madrugones y las extraescolares.

Muchos progenitores dan por hecho que es un mal trago inevitable que los pequeños tienen que atravesar y que «ya se les pasará cuando se acostumbren», pero según el psicólogo infanto-juvenil, miembro del Colegio Oficial de Psicólogos y director de Domínguez Psicólogos, Abel Domínguez, «motivarles en los días previos» al comienzo de curso es crucial para «lograr que se ilusionen y ayudarles a alcanzar sus objetivos». Implicarlos en los preparativos es la primera recomendación de este experto que también es padre. «Que nos acompañen a encargar los libros de texto, a comprar el uniforme, que elijan el material escolar con el que van a trabajar... No es una cuestión de que carguen la mochila con cosas bonitas, si no de que anticipen lo positivo».

«Otra vez a trabajar, qué rollo» de un padre, será un «otra vez al colegio, qué rollo» de su hijo

Advierte además que durante los días anteriores al comienzo se debe tener especial cuidado con los mensajes verbales que se transmiten, empezando por aquellos que dejan ver «cómo nos enfrentamos los adultos a la vuelta al trabajo». Según el psicólogo, el aprendizaje vicario (por observación) juega un papel determinante en la forma en que los pequeños se enfrentan a las situaciones. «Otra vez a trabajar, qué rollo» de un padre, será un «otra vez al colegio, qué rollo» de su hijo.

Domínguez previene a los progenitores de que en los primeros días de escuela «los niños preguntan mucho» y es habitual que los padres cometan el error de contestar escuetamente con lo poco que saben, en la mayoría de los casos haciendo referencia únicamente a lo «difícil que va a ser el nuevo curso», y pasando por alto que como alumnos «lo afrontan con mayores capacidades». Esto no les permitirá superar el «miedo» que muchos pequeños sienten «a no ser competentes para sacar adelante las exigencias del nuevo curso», una de las razones por las que les surgen tantas dudas. «Tenemos que darles toda la información que tengamos, meternos en Internet a buscar si hace falta, y alentarles: sí, el curso es más complicado, pero tú estás más preparado que el año anterior».

Qué les ayuda a re-conectar

No todos los profesionales que trabajan con escolares están de acuerdo en imponer un hábito de trabajo en verano como continuación del curso académico, pero Abel Domínguez es de los que piensan que «mantener una cierta rutina, muy suave, como leer algo o hacer cuadernillos de verano» les permite mantener el ritmo y «no empezar el colegio tan desconectados».

Es importante alentarles para que desaparezca el miedo a no superar el nuevo curso: «sí, es más complicado, pero tú estás más preparado que el año anterior»

Según el curso que vayan a comenzar, el hábito ha de fijarse con una intensidad u otra. El psicólogo aconseja «una hora como máximo para los estudiantes de primaria y dos para los de secundaria. Eso les amortiguará el contacto con el papel y el boli, algo que «cada vez les cuesta más» si se tiene en cuenta que durante los meses estivales se familiarizan como nunca con las pantallas al gozar de más tiempo libre.

Domínguez opina que «aunque los colegios tiendan a instaurar tabletas y otros dispositivos como material de trabajo en clase –algo que considera en cierta parte positivo por el poder de atracción que ejerce sobre los pequeños– tenemos que obligarles a que utilicen los cuadernos de toda la vida, el papel y el lápiz». Según este psicólogo, el uso exclusivo y excesivo de los aparatos tecnológicos está incrementando los casos de dislexias y dificultades en la adquisición de la escritura, errores ortográficos... «Están atrofiando las grafías».

Las voces de los expertos sí apuntan en el mismo sentido al hablar de las rutinas de sueño. El verano es una época libre de horarios rígidos y prisas, los relojes dejan de ser el centro de la actividad para dejar paso a la relajación y el disfrute. «Esto es estupendo –apunta Domínguez– pero un par de semanas antes del inicio del curso las familias deberían recuperar paulatinamente las pautas horarias». Ajustar en los niños las horas de sueño –durante el curso escolar se acuestan y levantan antes–, los biorritmos, las comidas y los almuerzos... «Con eso sería suficiente», asegura el psicólogo.

Niños con dificultades de aprendizaje

Los alumnos con dificultades en el aprendizaje, como quienes sufren Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), estrenan el curso con más miedos que los demás. Por eso, en estos casos es imprescindible «ayudarles a leer en positivo», explica Domínguez, porque «estos niños lo han pasado mal en muchas ocasiones y se han visto limitados. Muy probablemente le hayan cogido manía a la escuela.

Tenemos que quitarles esos prejuicios contra ellos mismos y animarles a enfrentar el curso “tabula rasa”: Nuevo curso, nueva oportunidad. Ni amenazas ni reproches, no llevan a ningún lado». Para el experto, la manera en la que estos niños hagan frente a la nueva etapa «depende de cómo se esté manejando desde su entorno», que les permitirá desarrollar unas u otras estrategias para compensar su déficit.