Familia - Consumo

Cómo lavar la ropa de verano para que no se estropee

El lino es el mayor perjudicado, capaz de absorber hasta un 20% de agua antes de mostrarse húmedo

Bañadores, toallas y gorras sufren un desgaste especial debido a componentes como el cloro, la sal y el sol
Bañadores, toallas y gorras sufren un desgaste especial debido a componentes como el cloro, la sal y el sol - FOTOLIA
S. F. Madrid - Actualizado: Guardado en: Familia Consumo

El 30% de los españoles no saben lavar sus prendas de vestir de verano apropiadamente. En concreto la ropa pensada para esta época como el lino, bañadores, toallas, camisetas, pamelas o gorras. El más perjudicado es el lino, capaz de absorber hasta un 20% de agua antes de mostrarse húmedo, y en este proceso es cuando la sobreexposición al líquido puede hacer que se estropee, según un estudio llevado a cabo por la cadena de tintorerías 5áSec.

Laura Belaire, portavoz de la empresa, explica que «el lino es un tipo de prenda que a pesar de parecer delicada se puede lavar tanto a mano como a máquina. En este último caso siempre debe estar protegida de posibles enganchones y con un programa especial para prendas delicadas a baja temperatura y no muy largo». Lo que muchos desconocen es que, debido a su capacidad de absorción de agua, la prenda debe quedar muy bien escurrida una vez se aclare para evitar las conocidas manchas.

El cloro, la sal y el sol, los principales enemigos

La ropa de baño como bañadores, toallas y gorras sufren un desgaste especial debido a componentes como el cloro, la sal y el sol. Estas prendas deben dejarse secar al aire estiradas y no en la secadora. Así se evitará la pérdida de propiedades como el color y la elasticidad.

«El principal error que se comete en esta época con la ropa es el retorcerla. Una vez lavada y aun estando mojada, no se debe retorcer, sino que hay que dejarla estirada mientras se escurre. De la otra manera sólo se conseguirá darla de sí y deformar los tejidos» explica Belaire.

Entre los trajes de baño que más se estropean durante el verano están aquellos que tienen seda elástica o antelina, así como los que contienen abalorios o bordados. Si no se lavan con cuidado para evitar el desprendimiento de los adornos o que pierdan sus características sufrirán un desgaste prematuro. Especial atención se debe tener con los bañadores y prendas completamente blancas que tenderán a amarillear si no se escurre y se quita tanto el jabón como otros restos de crema solar etc.

«El cuidado de la ropa empieza en el lavado y el secado. Es fundamental lavar a mano nuestras prendas de baño, enjuagarlas en agua dulce y templada, aplicar una pequeña cantidad de jabón líquido neutro para eliminar los restos de cloro y sal. Durante el lavado, está totalmente prohibido retorcerlas, porque pierde su elasticidad y se puede dañar el color. Y, por último, fundamental secarla al aire» concluyen desde 5áSec.

Cómo lavar la ropa de baño

1. Limpia y aclara el cloro. Es el principal enemigo.

2. Evita la secadora y el suavizante durante el verano.

3. No es necesario el jabón, pero si lo utilizas que sea neutro.

4. Secar siempre a la sombra.

5. Cuidar los adornos.

6. Limpiar y lavar las cremas solares.

7. Los «spas» son el segundo enemigo de la ropa de baño.

8. Nunca centrifugues un bañador.

9. No utilices bolsas de plástico para guardar bañadores o bikinis.

10. Enjuaga tus bañadores con agua dulce después de estar en el mar.

Toda la actualidad en portada

comentarios