Razones por las cuales las legumbres son esenciales en nuestra alimentación

Su bajo contenido en grasa, la aportación de minerales esenciales o su efecto saciante son algunos de los beneficios

MADRIDActualizado:

Garbanzos, lentejas, judías o guisantes son algunas de las legumbres que, además de ser económicas, permiten realizar infinidad de recetas tanto tradicionales como innovadoras. Se recomienda consumirlas entre tres y cuatro veces por semana.

En este sentido, el Grupo NC Salud, empresa de referencia en asesoramiento nutricional en farmacias, analiza los beneficios de este alimento:

1. Alto contenido en fibra. Aportan unos 7 gramos de fibra por ración cocinada de 100g. Diariamente necesitamos consumir unos 25-30 gramos de fibra, que mejora la salud digestiva, el tránsito intestinal y retarda el vaciamiento gástrico (aumenta la sensación de saciedad).

2. Hidratos de carbono de absorción lenta. Esto quiere decir que nos mantienen más tiempo saciados y que su ingesta no provoca grandes subidas/bajadas en nuestros niveles de azúcar en sangre. Por lo tanto son ideales para mantener nuestros niveles de energía evitando así decaimiento.

3. Fuente de minerales. Las legumbres son una fuente de hierro, magnesio, zinc, potasio, etc. Estos minerales son esenciales para nuestra salud y debemos consumir legumbres para tener una ingesta adecuada de los mismos. Cabe decir que el hierro de las legumbres se absorbe mejor en combinación con alimentos que alto contenido en vitamina C (ensalada de lentejas con tomate y pimiento naturales); igualmente, se desaconseja consumirlo en combinación con alimentos ricos en calcio, mineral que puede reducir la absorción del hierro.

4. Poca cantidad de grasa. Sólo el 3% de la energía que aportan las legumbres procede de grasa y aportan 0 colesterol. Por eso, es ideal preparar las legumbres en platos que no las sobrecarguen de grasa, ya que de manera natural son alimentos ideales para el control de peso y la salud cardiovascular.

5. Fuente de proteínas vegetales. Aproximadamente 28-30% de la energía que aportan las legumbres procede de proteínas. Una dieta variada que incluya tanto legumbres como cereales (trigo, arroz, maíz, etc.) aporta proteínas completas de alta calidad nutricional. De esta forma, podemos dar más peso en nuestra alimentación a las proteínas vegetales libres de colesterol y grasas saturadas que a las procedentes de carnes, especialmente carnes procesadas.

«Ya sean en sus versiones tiernas (habitas, guisantes, etc.) o secas (garbanzos, alubias, lentejas, soja, etc.), las legumbres deben incorporarse a nuestra alimentación al menos en tres comidas semanales. Su alto contenido en fibra, que ayuda a mejorar salud digestiva y nuestra flora intestinal; su baja densidad energética (1.3 kcal/g), ideal para bajar peso y grasa corporal; y su contenido en proteínas vegetales de fácil digestión, que favorecen su efecto saciante, las convierten en ese alimento ideal que debemos recuperar de los fogones tradicionales y que tanto bien hace a nuestra salud general y cardiovascular», explica Marta Gámez, directora técnica del Grupo NC Salud.