Pensar antes de sextear: 10 razones para no practicar sexting

Las niñas, niños y adolescentes «sextean» cada vez con más frecuencia

MADRIDActualizado:

Cuando hablan de sexting desde PantallasAmigas se refieren al envío de imágenes (fotografías o vídeos) íntimas de tipo sexual de forma voluntaria por parte de quien las protagoniza a otra persona por medio las nuevas tecnologías. «Sextear», explican, «es una práctica que, con creciente prevalencia, forma parte de las relaciones entre personas de un abanico de edades cada vez más amplio pero que debe considerarse de riesgo dado que la persona que lo realiza, en muchas ocasiones resulta victimizada».

Dado que del sexting se pueden derivar consecuencias negativas, advierten desde esta institución, «es preciso que quien decida "sextear" lo haga sobre una decisión libre, informada y meditada». «A pesar de conocer los riesgos, son muchas las personas que deciden practicar sextin. Cuando esto ocurre, desde PantallasAmigas ayudamos a estas personas a conocer las medidas que pueden adoptar para que las probabilidades de que sean victimizadas sean mínimas. En definitiva, informamos sobre cómo sextear con menos riesgos».

Por este motivo desde PantallasAmigas están llevando a cabo la iniciativa «Pensar antes de sextear. 10 razones para no practicar sexting» dirigida a niñas, niños y adolescentes, un proyecto planteado como un recurso didáctico audiovisual para la reflexión sobre esta costumbre y que también ofrece diferentes recursos didácticos que están disponibles para cualquier usuario

Reducción de riesgos

Ya en su día PantallasAmigas, junto a la Secretaria Xeral de Igualdad de la Xunta de Galicia, lanzaron en 2017 El Decálogo para el Sexting Seguro, una campaña informativa para disminuir los riesgos potenciales del envío de «nudes» o fotos íntimas. Con esta iniciativa, aportan diferentes claves de reducción de riesgos con una serie de recomendaciones que habría que tener en cuenta antes, durante y después de enviar contenido íntimo a otra persona.

Otras organizaciones se han unido a la causa, como es el caso de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que con motivo del Día de Internet Segura (Safer Internet Day) celebrado el pasado día 5 de febrero, participaron en su sección de ciberdelitos en el proyecto de la iniciativa Educación para la Justicia (Education for Justice) que presentaba la campaña «Si no eres tú, no puedes compartirlas».

La UNODC se unía así a la labor de PantallasAmigas, que junto a La Concejalía de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y su Policía local difunden este recurso de sensibilización y prevención para combatir este ciberdelito tan habitual en nuestra sociedad. Una práctica que afecta a todas las edades y sobre todo a mujeres.

Cuidado de la privacidad

El cuidado de la privacidad, propia y ajena, es una línea de actuación constante en PantallasAmigas, donde quedan aún pasos por dar, especialmente en lo relacionado con el manejo de imágenes íntimas de otras personas. «Más allá de las nada desdeñables cuestiones legales, es precisa la promoción de la empatía, frenada en muchos casos por patrones machistas, que haga una llamada natural a la responsabilidad y la ética», aseguran desde esta entidad.

De este modo, «educar en la autonomía y en la toma de decisiones consciente, activa y crítica es un pilar irrenunciable de PantallasAmigas para fomentar una ciudadanía digital responsable cimentada sobre el bienestar propio y el de las demás personas», apuntan.

Este es el decálogo para un sexting seguro que han elaborado desde Pantallas Amigas:

1) Asegúrate de que conoces los riesgos asociados al sexting, que tu decisión ha sido tomada sin presiones o amenazas y que lo haces sin precipitación.

2) Valora hasta qué punto la persona destinataria merece tu confianza y está preparada para proteger tu privacidad e intimidad.

3) Confirma que quien recibiría tu mensaje desea tenerlo y cuenta con aviso previo para que no resulte incómodo o problemático.

4) Revisa que tu celular no tenga malware y pide a la persona destinataria que también lo haga.

5) Decide con calma qué tipo de imagen o vídeo quieres enviar.

6) Excluye de la imagen o vídeo partes que puedan ayudar a conocer tu identidad (rostro, marcas corporales, objetos o entorno) y metadatos como la geolocalización.

7) Selecciona el medio o aplicación que mejor se adapte a tu propósito con las mayores garantías. Existen apps específicas para ello y también sistemas de encriptación.

8) Evita el uso de redes Wi-Fi públicas durante el envío y solicita a quien se la envías que haga lo mismo.

9) Centra tu atención en lo que haces. Verifica bien qué y a quién envías antes de pulsar. No hay opción a arreglar un error.

10) Elimina del celular (y de la nube si es el caso) las imágenes íntimas, las usadas o las pruebas. Solicita a quien se las envías que haga lo mismo.

Para aquellas personas que aún no hayan tomado la decisión de sextear, también está disponible una campaña de sensibilización sobre los riesgos derivados de la práctica del sexting con el nombre «Pensar antes de Sextear»: www.pensarantesdesextear.mx.