Los seis productos prohibidos en casa de la madre que da de desayunar garbanzos a su hijo

La nutricionista María Merino aconseja desterrar de la dieta de los pequeños artículos «ultraprocesados y cargados de azúcar»

Actualizado:

María Merino publicó en su perfile de Twitter, @comiendo_maria, una imagen en la que aparecía su hijo desayunando garbanzos: «Mi hijo no sabe lo que es una galleta. Él es feliz desayunando garbanzos». Esta publicación ha generado respuestas de todo tipo , a favor y en contra.

«Me sorprendió mucho la repercusión de la imagen», explica a SUR.es esta madre nutricionista y dietista. «Los comentarios negativos me entristecieron mucho e incluso llegué a sentirme ofendida. Merino explica, en su opinión experta, qué productos deberíamos borrar de la dieta infantil. «Hay que evitar los ultraprocesados y cargados de azúcar», avanza.

Merino aconseja desterrar los siguientes alimentos en desayuno:

-Galletas. «Las galletas incluso las de avena o light se hacen con harina refinada y tienen grasas de baja calidad además de potenciadores o edulcorantes», indica. La nutricionista aconseja hacerlas caseras sin añadirles azúcar.

-Cereales azucarados, pasteles, bollería. «Están cargados de azúcar y el azúcar, a la larga conlleva sobrepeso, obesidad y todas las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas», alerta.

-Brick de zumos o batidos. Muchas madres y padres los ponen en las mochilas de sus hijos para el desayuno del cole sin embargo, en su opinión, deberían sustituirse por agua o leche.

-Lácteos, postres tipo natillas o yogures bebibles. Merino aconseja ofrecerles yogures naturales sin añadir azúcar ni edulcorantes.

-Pan de molde. La experta recuerda que este producto lleva potenciadores de sabor y azúcar. Si queremos darle al niño un bocadillo «podemos ofrecerle pan integral o aventurarnos a hacer pan casero, si se dispone de tiempo, claro», argumenta.

-Embutidos y procesados cárnicos. A su juicio, no deberían consumirlo con frecuencia y mucho menos a diario y más de 30 gramos al día. Pueden sustituirse por frutas o por pan con aceite.

Sigue leyendo en Sur.es.