familia

Consejos de belleza para el embarazo y postparto

Actualizado:

Cuando una mujer está embarazada siempre va a brillar de una manera especial, pero hay que tener en cuenta una serie de cuidados básicos durante y después del embarazo para que el cuerpo no se resienta. Myriam Yébenes, una de las mejores especialistas en belleza de España, ofrece estos consejos de belleza para que la piel se mantenga hidratada y elástica y la figura siga siendo la misma antes y después del embarazo en su primer libro, «Cómo gustarte y gustar. Mis secretos de belleza». Durante el embarazo, hay que recordar los siguientes aspectos:

—Las estrías: son muy complicadas de eliminar una vez que aparecen. Hay que prevenirlas con muchísima hidratación para lo que se recomienda llevar una crema ultrahidratante a mano y aplicarla cuando pique un poco la piel, ese picor es la señal de que van a aparecer estrías.

—Dolores de espalda:siempre que el médico esté de acuerdo, lo más recomendable es un buen masaje.

—Retención de líquidos: como consecuencia, aparecen dolores de piernas y sensación de pesadez. Para evitarlo es muy aconsejable un drenaje linfático.

—Cabello: durante el embarazo el cabello no se cae, pero tras él hay que prestarle especial atención y cuidado porque es el momento en el que este problema comienza. También puede ocurrir que aparezca pelo en zonas poco habituales por causa de las alteraciones hormonales que se sufren.

—Manchas: aparecen con mucha facilidad durante el embarazo en forma de melasma, de un tono más oscuro y en zonas como frente, pómulos y labio superior. Lo más importante es protegerse del sol con crema protectora, si bien durante los nueve meses hay que evitar exponerse al sol. Las manchas hormonales son las más complicadas de eliminar, por lo que una buena prevención ahorrará muchos disgustos futuros.

—Línea alba: suele aparecer alrededor del cuarto mes de embarazo en forma de mancha vertical que va desde el pubis hasta el ombligo. No podemos evitar su aparición, pero es conveniente utilizar crema protectora en esa zona y continuar aplicándose protección total hasta que no desaparezca del todo. De no ser así, la marca puede quedarse de por vida.

—Varices y edemas: se debe cuidar la circulación sanguínea y linfática para tratar de evitar estos problemas. Si después de dar a luz se tienen varices, lo mejor es esperar seis meses como mínimo antes de comenzar un tratamiento; muchas de ellas desaparecen con el paso del tiempo.

Recuperación post parto

Según Yébenes, para una buena recuperación después de dar a luz hay ser un poco más estricta. «Los primeros kilos son más fáciles de eliminar, ya que se empieza por perder el exceso de líquido. Posteriormente hay que “atacar” la grasa y para ello se necesita más tiempo. Día tras día se va adelgazando y en unas semanas o meses, dependiendo de los kilos que se hayan cogido, se verá reflejada una bajada de peso de forma progresiva. Las dietas milagro, rápidas y sin esfuerzo solo sirven para perjudicar la salud. Además es imposible seguirlas durante un largo plazo puede poner en riesgo la salud, provocan cansancio e incluso flacidez».

Estos, son, según esta experta, algunos de los alimentos que se deben evitar tras dar a luz: Azúcar, grasas, harinas, bebidas gaseosas, salsas, lácteos, sal (muy poca cantidad), alcohol, comida prefabricada, bollería, embutidos, aceite (dos cucharadas).

Trucos e indicaciones dietéticas básicas para los primeros meses después del parto:

1. Comer con moderación, hasta sentirse llena en un 70%.

2. Masticar bienla comida

3. Dividir la comida en trozos muy pequeños.

4. Dejar los cubiertos en el plato entre bocado y bocado.

5. No ver la televisión mientras se come.

6. Hay que tener cuidado con las cantidades (las raciones de pescado y carne deben ser de la longitud y anchura de la propia mano).

El uso de fajas reductoras

Como último detalle para cuidar la figura y que el abdomen se reduzca, uno de los productos estrella recomendados por la autora del libro son las fajas. «Su uso desde el principio del post parto es muy positivo para presionar la tripa y disminuirla. Además, mediante un cinturón especial a la cadera se puede lograr reducir las caderas incluso más que antes del embarazo si se utiliza adecuadamente», concluye Yébenes en su obra.