fotolia
vuelta al trabajo

Así se manifiesta el «síndrome postvacacional»

En torno al 45% de trabajadores españoles lo sufren por incorporarse de forma «brusca» a la rutina laboral

Actualizado:

Dejar atrás los días de relajación, desconexión y vacaciones no siempre es fácil. El mes de septiembre se presenta para muchos como un «lunes interminable» y hace que aparezcan los síntomas del llamado «síndrome postvacacional». En torno a un 45% de los trabajadores en España sufren malestar físico y emocional en el momento en que se incorporan al trabajo después del periodo de vacaciones y hace que su rendimiento laboral y su vida familiar y personal se vean afectadas (discusiones y problemas con la pareja o los hijos).

Ana San Bruno, responsable del departamento de psicología de «Mas Vida Red», apunta que este proceso adaptativo a la vida laboral se produce por hacer una «ruptura muy brusca entre el ritmo de las vacaciones y la incorporación al trabajo sin hacer una correcta transición». Los síntomas a nivel físico se pueden presentar en forma de cansancio, fatiga, falta de apetito, sueño, dificultad para la concentración e incluso se puede llegar a tener «molestias estomacales o musculares». Además, a nivel psicológico se puede apreciar una conducta de «falta de interés, irritación, nerviosismo, tristeza o falta de motivación», añade.

A priori los síntomas parecen comunes a todos los trabajadores cuando vuelven de un periodo de descanso, pero lo que caracteriza al «síndrome o depresión postvacacional» es la duración y el momento en que se presenta. San Bruno aclara: «se suele producir en la primera semana de vuelta al trabajo, y suele ser pasajero; si dura más de 15 días habría que estudiar las causas más profundas que originan esa situación y hablaríamos de otra cosa».

Prevenir el síndrome postvacacional

La planificación es muy importante para volver a incorporarse a la rutina. «Cuando volvemos al trabajo hay que saber que no somos “superhéores”, y es necesario que el trabajador se de un tiempo de adaptación coherente». En este contexto, marcarse objetivos resulta imprescindible, «hay que ponerse límites para volver a la rutina, es normal que cueste».

Además, es necesario retomar el contacto con los amigos y familiares a los que no se ha visto durante la época de descanso y tener propósitos «como si de año nuevo se tratase».

La alimentación y el deporte también juegan un papel sustancial a la hora de volver al trabajo en septiembre. «Tenemos el pensamiento de que el trabajo y las actividades agradables son incompatibles, y eso es un error». El deporte hace que se liberen endorfinas, lo que provoca que el estado de ánimo mejore y el estrés y la inapetencia se vean reducidos en un alto porcentaje. «Hay que aprovechar los ratos de ocio entre semana y no dedicarse exclusivamente al trabajo» apostilla la psicóloga.

Papel de «Más Vida Red»

Retomar los horarios de dormir y empezar actividades nuevas actividades son dos factores capitales para evitar sufrir los efectos de este síndrome. «Hay que saber conciliar la vida laboral con la personal», apunta San Bruno, «y eso es precisamente lo que se pretende en Mas Vida Red».

Desde esta empresa se ofrece un gran apoyo a los trabajadores que tienen dificultades para volver al trabajo o para compaginarlo con su vida personal. Pero no solo eso, cada vez más empresas se preocupan por el estado en que vuelven sus trabajadores y hacen uso de este tipo de apoyo para organizar «escapadas y salidas» de fin de semana y mantener en alza la motivación y productividad de los trabajadores. «Es necesario ver el trabajo como algo positivo, y saber que nos podemos ir de vacaciones gracias a que tenemos un trabajo» expone Ana.