Nutrición

Lentejas con arroz integral, el plato de la eterna juventud

Este es uno de los mayores secretos de la nutrición energética, según Pilar Benítez, autora de un manual de salud natural para mujeres

Legumbres, cereales integrales, semillas, algas y aceites. Estos alimentos serían los pilares de la salud natural para mujeres, según Pilar Benítez, experta en nutrición energética y cocina terapéutica. De ello habla largo y tendido en su último libro «Siéntete radiante», todo un manual donde enseña al sexo femenino cómo lograr más energía y estar radiantes desde diversos frentes. La clave está, explica, en volver a escuchar atentamente nuestro cuerpo. «Este tiene una enorme capacidad de autosanación», asegura.

En estas claves ahonda a lo largo de las 362 páginas de su obra, en las que Benítez reúne la experiencia acumulada a lo largo de quince años en su consulta. «Mi meta es que mis lectoras comprendan lo que hacen cuando comen y los efectos de los distintos alimentos y formas de vida sobre su salud. Y sobre todo, que comprendan las potentes propiedades de lo que ingieren para que no sean víctimas de las modas de la dietas». Para estar más sanas se trataría simplemente, insiste esta especialista, de volver a la esencia, «al sentido común, a los productos del lugar, de la estación, y a lo ecológico, que es menos tóxico». Pero en este libro no se trata solo de alimentación. «El concepto de "Siéntete radiante" aúna también otra forma de afrontar la vida, desde una mejor gestión de las emociones», explica. «Se trata de que las mujeres adquieran conciencia de su cuerpo y de sus emociones también a través de la respiración, el ejercicio y la meditación», añade.

—¿En qué se basa el método "Siéntete radiante"?

—Básicamente, en mejorar nuestra salud y bienestar a través de la optimización de nuestra alimentación. Es posible, muchas mujeres tenemos ganas, solo necesitamos a alguien que nos acompañe. Pero para eso debemos saber que hay que evitar los extremos. Existen alimentos que nos causan contracción, y otros expansión. No es complicado. En realidad, es todo muy sencillo, pero conlleva hacer unos pequeños cambios en la despensa.

—¿Cuáles son los alimentos que causan contracción, y cuales expansión?

—Contractivos serían la carne, el embutido... y expansivos los pasteles, bollos, y el helado, por ejemplo. En la sociedad de hoy, lo que impera es pasar de un extremo a otro. Intuitivamente, el cuerpo se esfuerza por buscar un equilibrio, y en este empeño continuo se debilita. Porque lo que comemos, aunque parezca sorprendente, también afecta a nuestras emociones.

—¿Cuáles serían, según usted, los alimentos más equilibrados para la mujer?

—Sin lugar a dudas, los granos integrales, que incluyen los cereales integrales, las legumbres y las semillas. También las verduras, las frutas y las algas, el pescado y el marisco.

—¿Afirma usted que con este grupo de alimentos tendríamos suficiente?

—Sí, si a esto le añadimos una serie de condimentos y bebidas, tenemos suficientes ingredientes para elaborar una dieta rica, variada, sabrosa, energética y muy, muy saludable.

—En su libro habla reiteradamente de los granos. Es más, afirma que deberían constituir alrededor del 50% de nuestra dieta diaria.

—Son importantes porque cualquier grano, por insignificante que parezca, lleva en su interior el potencial de germinar y crear una nueva planta. Eso es potencial de vida y, por lo tanto, una energía muy potente. Los granos contienen esencia, lo que nos ayuda a regenerar la sustancia y la energía de nuestros órganos y de todo nuestro cuerpo.

—Nuestra cultura se ha centrado en unos pocos, como el arroz y el trigo. ¿Cuáles más recomienda?

—Los cereales integrales, como el arroz integral y otros tipos de arroz, el mijo, la cebada, la avena, el centeno, el trigo sarraceno, el maíz, el amaranto, la quinoa... Pero las legumbres también son granos. Entre ellos están los guisantes, la soja, las judías... Las legumbres constituyen una fuente fantástica de proteínas de calidad y esencia, que nos ayudan a regenerar la sustancia de los órganos y los tejidos. Estos dos ingredientes se pueden tomar casi casi todos los días. Una combinación ideal sería, por ejemplo, la mezcla de lentejas con arroz integral. Este plato, bien preparado y condimentado, es delicioso, además de uno de los platos más completos y sanos que existen. Esta combinación confiere al organismo energía duradera, equilibrio físico, mental y emocional. De hecho, se le conoce como el plato de la eterna juventud por sus propiedades regenerativas, y con ligeras variaciones, es el plato básico de los practicantes de meditación y yoga en la India.

—Muchas mujeres no comen legumbres porque piensan que son indigestas.

—Es cierto, piensan que se hincharán y tendrán gases. Pero es que las legumbres deben estar bien cocinadas. Lo cierto es que la legumbre es muy nutritiva, pero también indigesta. Por eso es buen ayudar a la cocción con comino, cardamomo, hinojo o laurel, o bien cocinarlas con zanahoria y cebolla. Además, hay que poner la sal al final de la cocción, para que las legumbres no se queden duras.

—Y otras muchas pensarán "es que vivo sola, y no me apetece cocinar".

—Lo entiendo. A veces da pereza ponerse a cocinar, más aún después de un día de trabajo y si vives sola. Pero hay que pensar que cocinar es también una forma de quererte y cuidarte, como tomar un baño de espuma o ponerte crema hidratante. Es un momento que dedicas a ser amable contigo misma, a nutrirte, a estar con tu cuerpo y a escucharlo, a disfrutar de los olores y los sabores. Cambios como los que propongo suponen tener más claridad mental, más líbido, más energía, más serenidad, más equilibrio... Se trata de intentar ser la mejor versión de nosotras mismas. Y de ser ambiciosas con el objetivo.

Toda la actualidad en portada

comentarios