familia

«Nadie puede decirme que soy un cero a la izquierda en el cuidado de mi hijo»

Asociaciones de padres separados y divorciados quieren «ya» una Ley de Custodia Compartida

Actualizado:

Ni un día más separados de sus padres», «nadie puede decirme que soy un cero a la izquierda en el cuidado y custodia de mi hijo»... Estas son solo algunas de las frases que marcan el sentir de muchos padres y representantes de asociaciones de personas separadas y divorciadas en nuestro país ante la falta de una ley nacional de custodia compartida.

Hasta la fecha, solo comunidades como Aragón, Cataluña, Navarra, Comunidad Valenciana, País Vasco y próximamente Galicia a través de una ILP, regulan la custodia compartida. «Todos los ciudadanos somos iguales ante la ley y la ausencia estatal de custodia compartida está discriminando a los ciudadanos españoles en función de su residencia», asegura Pascual Campos, un padre madrileño que ha convocado acciones para informar hoy a los políticos del Congreso de lso Diputados sobre la urgencia de incluir esta regulación en sus programas electorales. «En España —prosigue— está demostrado que en las comunidades donde se ha aprobado se reduce hasta casi desaparecer la conflictividad entre los padres y se favorece la estabilidad emocional de los hijos. El objetivo final es siempre el interés de los menores porque hay que recordar que los que se separan son los adultos, no los hijos».

Este padre destaca que se trata de un problema social que afecta al año «a más de 105.000 parejas, unos 85.000 menores y sobrepasando con creces el millón de afectados si incluimos también a la familia extensa».

En opinión de Santiago Álvarez-Barón, presidente de «Custodia compartida por nuestros hijos», tanto los padres como las madres «tienen derecho a estar con sus hijos», sin embargo, la ley actual «discrimina a uno de los progenitores y a la familia extensa y niega el derecho a convivir plenamente con todos sus familiares. Los niños tienen derecho y precisan del máximo contacto con sus progenitores y con las familias extensas, sobretodo con sus nuevos hermanos y hermanas que pasan a ser hermanos de visita, generando también abuelos y abuelas de primera y de segunda».

Explica, además, que el Tribunal Supremo está dictando sentencias favorables a la custodia compartida, «pero sorprende negativamente que en los juzgados de familia se siga, en más del 80% de los casos, retirando la custodia a los padres y dando custodia monoparental».

Factores de riesgo

Desde las asociaciones de padres destacan que hay varios estudios de universidades americanas que inciden en que los hijos que viven solo con uno de sus progenitores son cinco veces más propensos al suicidio, 32 veces más propensos a irse de casa, 20 veces más a tener desórdenes de conducta, 14 a cometer actos de precocidad y abuso sexual, 9 a abandonar los estudios y 10 a abusar de drogas, entre otras consecuencias.