padres e hijos

Más del 80% de los jóvenes conoce actos de violencia en parejas de su edad

Un estudio de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) revela que el comportamiento agresivo se da más entre los hombres

Más del 80% de los jóvenes conoce actos de violencia en parejas de su edad

La violencia de género se extiende entre la población menor. Más del 80% de los adolescentes y jóvenes españoles de 14 a 19 años afirmaconocer o haber conocido algún acto de violencia entre género en parejas de su edad. De hecho, son capaces de identificar una media de cinco actos por persona de violencia ejercida por chicos y una media de 3,7 de violencia ejercida por chicas.

Por tanto, las relaciones de pareja de adolescentes y jóvenes españoles se articulan alrededor de mecanismos de posesividad y de control basado en el ideal de la exclusividad, lo cual da lugar a un comportamiento potencialmente agresivo por ambas partes, aunque más frecuente y más grave por parte del varón.

Esta es una de las principales conclusiones extraídas del estudio «¿Fuertes como papá? ¿Sensibles como mamá? Identidades de género en la adolescencia», elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, un centro privado creado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD)gracias al apoyo de Banco Santander y Telefónica. La investigación ha sido presentada por el director general y el director técnico del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud y de la FAD, Ignacio Calderón y Eusebio Megías.

Este estudio explora un aspecto de la realidad que «es equivalente al progreso de la sociedad» según Ignacio Calderón. Calderón además señala que «el estudio del género es de gran importancia porque permite ver la visión del mundo que tiene un sector de la población, en este caso los jóvenes de entre 14 y 19 años».

Identidad, atributos y capacidades

La impronta cultural es —tal y como apunta Eusebio Megías— el factor que refuerza «las diferencias a la hora de atribuir capacidades a chicos y chicas, que se hace en función de las identidades y roles de género». Para descubrir cómo es el mundo que los jóvenes perbicen como propio la investigación ha encuestado a 2.514 chicos y chicas, escolarizados, de 14 a 19 años.

Entre los resultados hay que destacar que existe una posición unánime a la hora de aceptar —y nombrar— estereotipos que diferencian a chicos y a chicas. En conjunto, las respuestas atribuyen a las chicas calificativos como «sensibles, tiernas, responsables, trabajadoras y preocupadas por la imagen». Por el contrario, a los chicos se les define como «dinámicos, activos, autónomos, emprendedores, posesivos y superficiales».

Esto hace que el discurso alrededor del género se construya bajo la idea de que masculinidad y feminidad son opuestos. Lo masculino se relaciona con la fuerza, la destreza física y a la «simpleza emocional». Lo femenino, por su parte, es sinónimo de emocional, responsable, frágil. Además de las diferencias entre identidades surge un fenómeno de negativización en torno a lo femenino. La resposabilidad se convierte en la carga de tareas, y la maternidad —que tradicionalmente es motivo de orgullo— se traduce en desventajas sociales.

Amistad y relaciones

En relación a los estereotipos sobre la amistad los encuestados reconocen que con las chicas es más fácil compartir aspectos afectivos y emocionales, y con los chicos todo aquello que es ajeno a la intimidad personal (estudio, trabajo, pretensiones de futuro...). Aunque sí coinciden al rechazar la idea de que entre chicos y chicas no puede existir una amistad.

En las relaciones sentimentales se mantienen los ideales tradicionales. Las parejas se basan en la idea del poder sobre el otro, e incluso el 59,4% de los encuestados están bastante de acuerdo con que «el chico debe proteger a su chica». Esto se traslada a los tópicos en las relaciones sexuales, en las que ambos sexos coinciden en la idea de que la fidelidad es importante, pero reconocen diferencias a la hora de la disposición a mantener relaciones —ellas (38,8%) apuntan que los chicos tienen más necesidad de sexo—. No es extraño que, a raíz de esto, un 66% de los chicos encuestados reconozca la elevada importancia de las relaciones sexuales en pareja frente al 45% de las chicas.

Por último, otro tópico —y disyuntiva— que encuentran las chicas es el que apunta que necesitan de conexión emocional para mantener una relación sexual, lo que causa la confrontación del tópico de «chica fácil» o «chica dura».

Desigualdad, violencia y futuro

Al preguntar a los encuestados por su entorno, solo el 12% afirma que no conoce ningún acto de violencia de un chico a una chica, frente a un 16,5% que afirma no conocerlos de una chica a un chico. Estos actos de violencia, por ejemplo, son mirar el móvil de la pareja —un 62,9% de las chicas lo hace—, pegar a la pareja —un 28% de chicos lo hace—, difundir material como SMS o imágenes sin permiso —un 32,7% de chicos lo hace— o controlar todo lo que hace —un 45,3% de las chicas y un 47,6% de los chicos lo hacen—. Estas cifras desvelan que aunque la violencia entre géneros es habitual, la ejercida por los chicos es más frecuente y más grave.

De cara al futuro, los jóvenes también presentan diferencias en sus expectativas. Las chicas apuntan la necesidad de tener ingresos propios (60%), tener familia propia con hijos (56%) y libertad para hacer lo que quieran (30%). Los chicos desean tener una pareja estable (41%) y tener éxito (30,5%). Unas respuestas que concuerdan con su visión de las desigualdades que ven entre adultos y sus propio entorno.

Sociedad y mentalidad, conclusiones

En función de los estereotipos que los jóvenes asumen como propios, el estudio ha encontrado cuatro grupos de jóvenes que según su clase social, ideología, credo y sexo asumen de una forma u otra los roles de género.

En primer lugar, aquellos que asumen las diferencias de género en parejas (28,6%). Asumen estos tópicos y estereotipos aunque defienden la idea de una pareja flexible. Son mayoritariamente chicas.

El segundo grupo, lo forman quienes rechazan los estereotipos y roles de género tradicionales (21,8). Son más chicas, poco religiosas y de tendencia política de izquierda que cuestionan los tópicos tradicionales, defienden sus posturas e ideas —muchas de ellas feministas—.

El tercer grupo, son los que más defienden los estereotipos e incluso son machistas. Su postura es una defensa férrea de los tópicos de género y son, en su mayoría, chicos de más edad, mejor «status» social, religiosos y de tendencia política de derechas.

Por último, los hay que aun siendo tradicionales, defienden la idea de que los hombres también tienen emociones. Son contradictorios, pero buscan cierta reforma de los tópicos. Son chicos, más jóvenes, de una posición económica privilegiada y de ideología de centro derecha.


Toda la actualidad en portada

comentarios