Mediación

«Mis hermanos pasan, no hay derecho a que yo sola me ocupe de nuestra madre»

La mediación gana peso en la resolución de conflictos de adultos con sus mayores

Una mujer durante una sesión de mediación familiar
Una mujer durante una sesión de mediación familiar - ángel de antonio

Frases como «mis hermanos son unos egoístas, no hay derecho que sea yo sola la que se ocupe de nuestra madre» o «mi padre está bien pero, con la edad que tiene, ¿cómo le vamos a dejar vivir solo?» les pueden resultar familiares a muchas personas. En este tipo de contextos, los servicios de mediación –que se han mostrado tan efectivos a la hora de resolver problemas de pareja–, comienzan a utilizarse con éxito a la hora de abordar conflictos de relación entre hijos adultos y sus padres, tal y como recoge el Proyecto de Investigación y Desarrollo "Medimayor" del Imserso.

Es importante resaltar, apunta María del Carmen Álvarez, secretaria judicial y responsable de la Unidad Intrajudicial de Mediación de conflictos de Murcia, «que se trata de un mecanismo donde las propias partes acuden voluntariamente a un profesional de la mediación que las ayuda a que encuentren por sí mismas la solución. Además de ser voluntaria —recalca— es confidencial: lo que se diga en la mediación ahí se queda. El mediador actúa de forma totalmente neutral e imparcial, y los participantes pueden abandonar el proceso si lo desean».

Lo corroboran los datos aportados desde la Fundación Atyme. Hace dos años, y después de una larga experiencia de mediación en separaciones y divorcios, esta institución puso en marcha el Programa de Mediación Intergeneracional dirigido a la tercera edad y, pese al desconocimiento encontrado en general hacia este servicio, han logrado unos resultados muy positivos. De hecho, el 75% de los casos atendidos, aseguran desde esta institución, alcanzan acuerdos, frente a un 25% que no. Los que no consiguen acuerdos, explica Trinidad Bernal, directora de programas de mediación de la Fundación Atyme, «suele ser porque no acudieron a mediación todas las personas implicadas en los conflictos planteados, haciendo imposible siquiera comenzar un proceso en el que se responsabilizaran todos los involucrados».

Particularidades de la vejez

Pese a las dificultades, la mediación se ha convertido en un recurso especialmente valioso en el ámbito de las personas mayores. «Es ideal para afrontar situaciones conflictivas en las que las emociones están tan a flor de piel y donde la intervención de un tercero imparcial resulta fundamental para ayudar a gestionarlas y reconducir la comunicación. Necesitamos superar el paternalismo bien intencionado, derivado de las ideas preconcebidas de la vejez, que impide que las personas mayores expresen su opinión. Hagámosles partícipes y protagonistas de las decisiones que les afectan», propone Noemi Peña, presidenta de la Asociación de Mediadores para los Mayores y su Entorno (Amme), entidad especializada en el tema.

comentarios