Educación en valores

Más de 20 consejos con los que lograrás ser un buen ejemplo para tus hijos

Todo los que los padres dicen o hacen sirve de referencia a los hijos

Más de 20 consejos con los que lograrás ser un buen ejemplo para tus hijos

Cuando unos padres llegan con su hijo recién nacido a casa, el pequeño tiene todo por aprender. O, visto desde el otro lado de la barrera, los padres tienen todo por enseñar a su pequeño.

Lo cierto es que, a partir de ese momento de encuentro, y sobre todo en los primeros años de la infancia, los padres son una referencia absoluta para los niños y todo lo que hagan o digan lo harán porque lo han aprendido en casa. Son un modelo a seguir. Por eso los expertos en familia aseguran que los progenitores no se pueden llevar las manos a la cabeza porque sus hijos gritan, cuando los padres también lo hacen.

Según Tania García, fundadora de Edurespeta y experta en Educación Respetuosa y asesora familiar, recomienda a los padres seguir los siguientes consejos para ser un buen ejemplo para los hijos:

—Para que tu hijo no se comunique a gritos: no le GRITES

—Si deseas que tu hijo sea lector: lee con él y que te vea leer

—Si te gustaría que un futuro fuera un adolescente que tomara sus propias decisiones: INTÉGRALO en la toma de decisiones de tu hogar y toma las tuyas propias con DECISIÓN

Si no quieres que te pegue a ti y/o a los demás: no utilices la VIOLENCIA con él

—Si anhelas que tu hijo confíe en ti en todas las situaciones de su vida: CONFÍA en él

—No pretendes que te insulte ni a ti ni a nadie: no le INSULTES, nunca

—Para que tu hijo te bese y te abrace, aunque los años pasen: BÉSALO y abrázalo cada día.

—Te entristecería que se riera de los demás: no te RÍAS tú de él.

—Para que tu hijo sepa disfrutar de la vida: DISFRUTA de la vida con él, en todo momento.

Si no deseas que sea una persona llena de miedos: no le eduques mediante MIEDOS y amenazas.

—Pretendes que tu hijo sea sincero: no le MIENTAS, en ninguna situación.

—No quieres que haga juicios de valor a las personas: no le JUZGUES.

—Bajo ningún concepto quieres que tu hijo sea sumiso ni un títere de los demás: no le enseñes bajo la OBEDIENCIA ciega.

—Te gustaría que tu hijo tenga claro lo que quiere y luche por ello, sin necesitar el beneplácito de nadie, ni nada a cambio: no le eduques con PREMIOS, la vida no funciona con recompensas.

—Deseas que tu hijo te comprenda y empatice con los demás: sé EMPÁTICA con él, ponte en su lugar.

—No quieres que tu hijo etiquete a las personas: no le ETIQUETES tú.

—Aspiras a que tenga sus propios gustos: no IMPONGAS los tuyos a los de él.

—Prefieres un hijo integrado en la sociedad: no le dejes solo nunca cuando te necesite, acompáñalo.

—No te gustaría que tu hijo chantajeara ni coaccionara a los demás: no le CHANTAJEES, bajo ningún concepto.

—Quieres que disfrute comiendo y se atreva a probar todo tipo de comida: no le FUERCES a comer y respeta sus ritmos.

Si no quieres que tu hijo te «castigue» (de diferentes formas): no utilices el CASTIGO en su educación.

—Nunca quisieras que tu hijo obligase a alguien a hacer lo que no quiere: jamás le OBLIGUES tú.

—No deseas que te compare con la madre de su amigo, pensando que es mejor: no le COMPARES nunca.

—No disfrutarías si se dejase pisar: no le PISES.

—Quieres que tu hijo sea feliz: sé FELIZ y hazlo con él.

Toda la actualidad en portada

comentarios