Rosa Pich, madre de dieciocho hijos: «En la cama de un matrimonio no se debe meter nadie»
La familia Postigo Pich, aunque no están todos los que son - i. baucells
familia

Rosa Pich, madre de dieciocho hijos: «En la cama de un matrimonio no se debe meter nadie»

¿Cómo lo hacen? ¿Cómo se organizan para cocinar para tantos, para hacer la compra, para lavar la ropa?

Actualizado:

A Rosa le encanta un dicho catalán que dice algo así como que «si quieres casar bien, mira en el vecindario». Aunque luego ella, de Barcelona, casara con uno de Cantimpalos. Estaban destinados a encontrarse. Querían formar una familia numerosa, y vaya si lo consiguieron. Los Postigo Pich ha tenido un total de 18 hijos, de los cuales tres fallecieron por cardiopatía congénita severa. Los médicos les llegaron a decir que no tuvieran más descendencia, porque «se iban a morir». «Pero gracias a Dios los médicos —dice Rosa— se equivocan. Y además... en la cama de un matrimonio no se debe meter nadie. Ni la suegra, ni tu propia madre, ni la amiga, ni la abuela, ni tu hermana, ni el vecino, ni el Estado, ni el ministro de turno pueden decidir sobre el futuro de tu familia». De estos dieciocho, a día de hoy viven quince, lo que les convierte en la familia con niños en edad escolar más grande de España, sino de Europa. «Ni siquiera en la vieja y católica Irlanda hay una familia mayor que la nuestra», se vanagloria Pich. Ahora lo han contado en su libro «Cómo ser feliz con 1, 2, 3... hijos» (Palabras), unas páginas llenas de la experiencia de la práctica que proporciona tener una familia como esta.

Afectos de los hijos

Preguntada por si alguna vez ha temido por dejar a sus hijos desatendidos, Pich reconoce que «la gente no entiende que llegue a tanto, empresas, trabajo a media jornada... siempre respondo que sobrevivimos poniendo mucha cabeza. Todos los días pienso un rato en cada uno de ellos. Este dio un tortazo al otro, este tiene mala cara, a este se le han roto las botas... A las cinco llegan a casa del colegio... pero antes pienso en lo que le voy a dar y a decir a cada uno. ¿Tú has sido generosa con tu hermana? ¿Tú has sido un chinchón? ¿Tú has llorado dos veces? Y a cada uno le recuerdo su mejora personal. Y para todos tengo algo: para unos es unas palabras, para otros abrazos o un beso. Es verdad que algunos necesitan más que otros, pero por si acaso de vez en cuando les pregunto si no se han sentido queridos. El corazón es un músculo muy grande». «El pequeño, por ejemplo, no recibe solo los besos de mamá, si no de todos sus hermanos mayores», añade.

Cada oveja con su pareja

En esta casa, el orden es fundamental. «Cada oveja con su pareja», dice Rosa. «Cada niño se ocupa de un hermano. Son super autónomos», afirma esta madre. «Creo que todo esto hace que sean niños muy fuertes, con una autoestima tremenda, que se comen el mundo. Muy líderes», asegura. ¿Y no es hacerles mayores antes de tiempo?, preguntamos. «El niño es feliz cuando ve que la casa no solo es de papá y de mamá. Es importante darles responsabilidad». «Si tú le das absolutamente todo al crío, lo conviertes en un egoísta. Hay que educar en el servicio, en el estar pendientes de los demás. De otra forma el niño se convierte en un pequeño Napoleón», interviene José María, el padre, recién llegado a la entrevista.

Crisis

En casa de los Postigo Pich los cuartos se organizan por literas de cuatro alturas, y las comidas con muchas recetas de pasta, albóndigas, salchichas y purés de patata de sobre. «Los huevos fritos son para los días de fiesta», dice. Hace cuatro años les dijeron a sus hijos que solo iban a comprar los productos más básicos. «Hablamos de que no hay para Colacao, sino leche a secas», pero la crisis, para Pich, «no es económica, es de personas. «Fabricamos cosas, y luego no hay gente que las consuma, concebimos personas, y luego las matamos... En mi barrio decían ¡loca, dónde vas con tanto niño... ahora creo que me miran con envidia. En nuestra sociedad lo peor no es la falta de trabajo, sino la soledad. Estar solo es una desgracia», asegura. ¿El estado podría ayudar más? «Sí, claro que sí, podría dar un tanto por cada hijo, podría existir un bono escolar, podría fomentar el trabajo a media jornada como en el norte de Europa... podría hacer muchas cosas, porque lo único que en realidad existe para las familias numerosas es el descuento de Renfe... Nos tendríamos que concienciar más de que la sociedad la hacen las familias», concluye.