padres e hijos

De padres sacrificados... hijos tiranos

Actualizado:

Los tiempos han cambiado mucho y la educación también. Los padres de hoy en día tienen hijos normalmente muy deseados y pensados y poco tiempo para compartirlo con ellos. La inserción de la mujer en el mundo laboral provoca madres que se sienten culpables por no ejercer de madre todo el tiempo, o todo lo bien que les gustaría. O madres que se sacrifican porque quieren dar o cuidar a su hijo como les hubiese gustado a ellas que las cuidasen. Como consecuencia de todo esto estamos ante una generación de padres sacrificados o padres que no saben decir que no a sus hijos. Que no les frustran por miedo a la reacción de éste.

«En la infancia temprana el niño ve en los adultos figuras que les atienden, les acompañan, les dan comida…los adultos son seres que están para satisfacer las necesidades de los niños. Esto hace que el niño se centre en él y no vea al otro como un ser con problemas, con necesidades, con deseos…», explica Rosillo.

Para Rosillo, «si esto se perpetúa en el tiempo y el adulto solamente está para satisfacer las necesidades y deseos de una forma incondicional, el niño solo se centrará en él mismo sin tener en cuenta a nadie más y el adulto y los demás serán para él, seres que solo existen cuando tenga una necesidad o un deseo que satisfacer».

Los síntomas

Son padres que dejan que sus hijos crucen solos las calles porque no quieren cruzar de la mano, que dan chuches y premios a todas horas, que dejan que sus hijos elijan la comida que van a comer, que no pueden soportar que su hijo llore y ceden ante cualquier demanda…y que luego se sorprenden de que su “hijito” sea un niño egoísta y no pueda de tener en cuenta a nadie excepto a él.

Son niños que se vuelven autoritarios, mandones, caprichosos, tiranos, agresivos. Que necesitan que los demás les admiren, niños que se cansan rápidamente de los objetos y necesitan cosas nueva, que disfrutan teniendo poder sobre los demás, que se enorgullecen de que su padre es tal o posee tal cosa, que siempre eligen personajes omnipresentes y con poderes con los que identificarse…

Los padres tienen que oscilar entre limitar a los niños y darles autonomía, satisfacer sus deseos y tener en cuenta sus necesidades. No siendo ni demasiado estricto ni demasiado sacrificado o tolerante.

SUMARIO texto texto texto texto texto texto texto texto ]