Padres e Hijos

Padres e Hijos / Padres e hijos/ Familia

Adolescentes que muestran su cuerpo por primera vez

Día 20/05/2013 - 11.42h
Temas relacionados

Tanto lo que se ponen como lo que se quitan los jóvenes al vestir suele ser motivo de conflicto con los padres. Sepa cómo por fin a estas discusiones

Adolescentes que muestran su cuerpo por primera vez

Sube la temperatura. Se acerca el verano y, por primera vez, hay jóvenes que a partir de los 12 años, se quitan las chaquetas y jerséis para mostrar su cuerpo, con todo lo que ello conlleva. Faldas más cortas, escotes más amplios, ombligos al aire, pantalones que dejan ver la cintura de los calzoncillos... Es el momento en que su cuerpo se expone de forma diferente a años anteriores. Ya son ellos los que quieren decidir qué se ponen y qué se quitan. Es época de complejos. No siempre están a gusto con lo que muestran: los chicos intentan esconder el vello que durante el año les ha sorprendido en su cuerpo, algunas chicas muestras más su pecho, mientras otras tratan de esconderlo al tiempo que pretenden disimular esa celulitis que empieza a hacer acto de presencia en sus glúteos.

¿Hasta qué punto hay que dejarles mostrar su cuerpo tal y como quieren? ¿Por qué la ropa es una fuente de conflictos a partir de estas edades? ¿Deben los padres imponer su criterio y gustos a la hora de vestir?

Jerónimo García, tutor de Superpadres.com, asegura que la ropa es a partir de la adolescencia un elemento de gran importancia para muchos jóvenes. «Es un modelo de comunicación no verbal por el que transmiten su propia identidad. Los padres no siempre están de acuerdo con la forma de vestir de sus hijos. Es lo más habitual. Pero deben deben respetar que sus hijos están en esa búsqueda de definir su identidad, aunque no deben permitir que se salten ciertas normas sociales y que se presenten vestidos de la misma manera en cada situación».

Desde este punto de vista, el tutor de Superpadres.com ofrece los siguientes consejos para evitar, en la medida de lo posible, conflictos a la hora de vestirse:

¿Prohibir o permitir?

«Es un error imponer nuestros gustos», asegura. A menudo, los padres no aprobamos el estilo de ropa de los hijos adolescentes, por miedo a que los demás les juzguen negativamente. O simplemente porque es muy diferente a lo que nosotros consideramos como apropiado. «Es conveniente permitirles que decidan por ellos mismos. Nuestra oposición radical a los pantalones caídos o los ombligos al aire puede funcionar como una forma de reafirmar su rebeldía o el deseo de ser diferentes a nosotros. Cuanto más nos opongamos, más se aferrarán a su idea. Son adolescentes».

También recuerda que se dan casos en los que los padres, por evitar un conflicto, aceptan demasiado la forma "arriesgada" de vestir de los hijos, «y no debe ser así —puntualiza—. Deben poner límites cuando se exceden.

La ropa y el respeto a los demás

«En muchas ocasiones los padres sueltan un "es que vas incitando", cuando no les gusta cómo va vestido su hijo. No es correcto. Es mejor reflexionar y de buenas manera explicarle que no es la forma más adecuada para ir a la calle o a un determinado sitio. Jerónimo García recomienda diálogo y ayudarles a que aprendan a entender que además del respeto a nuestra individualidad, está el respeto a la sociedad en la que vivimos y eso hace que no siempre sea posible vestir del mismo modo o conforme a lo que a nosotros realmente nos gusta. «Que entiendan que hay determinadas circunstancias sociales que nos exigen unos mínimos de respeto a los demás, también en nuestro modo de vestir».

—La importancia de ponernos en el lugar de nuestros hijos

«Los padres perdemos la memoria, pero seguro que muchos de ellos, cuando eran adolescentes llevaban muñequeras o camisetas de heavy metal o rock por el hecho de mostrarse diferentes, y ahora de mayores van con camisa y corbata», explica García. La ropa con que uno se viste es un ingrediente importante del imaginario de los adolescentes. Les sirve como cauce para entrar en el mundo de los adultos. Cada generación tiene sus estilos con los que se identifican y que les permiten marcar su territorio y definirse frente a las generaciones anteriores. Esos cambios antes eran más lentos, pero en la adolescencia se suceden con mayor rapidez, y a los adultos nos es difícil seguir la trayectoria y estar familiarizados con sus subculturas, que no entendemos ni muchas veces compartimos. «Al final, seguro que siguen el modelo de los padres», asegura.

—Evitar vincular ropa y sexualidad

La ropa que llevan nuestros hijos no está relacionada con sus conductas sexuales. «Faldas cortas, enseñar el ombligo... no son signos de promiscuidad, aunque muchos de nuestros prejuicios responden a estereotipos y miedo a sus comportamientos sexuales», afirma Jerónimo García. Explica que el vestuario es una seña de identidad, un signo que identifica que el adolescente pertenece a un determinado grupo o pandilla. Con la ropa expresan lo que no pueden decir con palabras. Es una manera de distinguirse de los demás y, a la vez, de llamar la atención como reclamo.

— Vestir a gusto es la clave

La ropa permite disimular aquello que no les gusta o no quieren enseñar. En otros les permite todo lo contrario, realzar aquello de lo que se sienten orgullosos o con lo que quieren provocar. Ante esta realidad, lo importante es que recomendar a los hijos que vistan con naturalidad, con aquella ropa con la que se sienten a gusto.

— Trastornos de alimentación

Desde Superpadres.com aconsejan estar atentos a posibles conductas de riesgo de nuestros hijos. «La preocupación excesiva por el propio cuerpo puede dar lugar a trastornos como la anorexia, que hay que prevenir cuanto antes. Una manera de detectar indicios es a través de la ropa y la excesiva obsesión por las tallas. En primavera y verano la imagen del cuerpo toma aún más importancia y, por tanto, es un momento especialmente relevante para los adolescentes que mostraran sus cuerpos por primera vez. Cuidar el aspecto personal es muy positivo. Sin embargo, una preocupación excesiva es contraproducente.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.