Padres e Hijos

Padres e Hijos / Familia

Una malagueña, reconocida internacionalmente como heroína familiar

Día 03/12/2012 - 11.17h
Temas relacionados

A sus 67 ha dedicado toda su vida a cuidar a tres de sus cinco hijos enfermos psíquicos. Su estremecedora historia la ha hecho merecedora de un premio que ha seleccionado a candidatos de todo el mundo

Una malagueña, reconocida internacionalmente como heroína familiar
En la imagen (de dcha. a izda.: Francisca, Pedro Jesús y José con su madre Carmen

Cuando Carmen Carrasco decidió casarse y formar una familia jamás pudo imaginar lo que le depararía el futuro. Una vida llena de obstáculos que ella siempre afrontó con valentía, tesón y alegría, mucha alegría, a pesar de todo. «De nada me hubiera servido llorar. Todo lo contrario, cada día tengo más ganas de vivir», asegura esta malagueña de Ronda a sus 67 años.

La razón de su entereza son sobre todo tres de sus cinco hijos: Pedro (que hoy tiene 43 años), Francisca (41) y José María (40), que al nacer fueron diagnosticados con una misnusvalía psíquica. «No han podido caminar ni valerse por sí mismos ni para comer durante su infancia. Tenía que hacerles todo, absolutamente todo, incluso ahora sigo haciéndoles muchas de las tareas que deberían hacer por ellos mismos y que no pueden».

La cosa se complicó porque además sufrían ataques epilécticos y las 24 horas del día Carmen tenía que estar pendiente de ellos. Pedro tiene una discapacidad del 85%, Francisca del 65% y José María del 100%.

Prisionera de la vida

Esta malagueña nunca tuvo la oportunidad de salir de casa a divertirse y mucho menos a buscar un trabajo para sumar un sueldo al de su marido, que era albañil y murió en 2001. «Siempre he estado en casa, volcada en mi familia. Sí, soy una prisionera de la vida, pero mis hijos son lo primero y son los que me dan la energía para vivir».

Lleva cinco años durmiendo en un sofá porque sus tres hijos enfermos duermen en la planta de abajo y una noche uno de ellos se cayó de la cama y le sangró la nariz. «Desde aquí estoy más cerca para atenderles cuanto antes», dice ella.

Una malagueña, reconocida internacionalmente como heroína familiar
Carmen en el sofá en el que duerme cada noche para estar más cerca de sus hijos

Actualmente sus hijos van a un centro por las mañanas y ella, en vez de aprovechar a descansar o hacer más tranquilamente las labores del hogar, aprovecha el tiempo para ir a cuidar a un hombre de 35 años con trastorno obsesivo compulsivo, que es el hijo de un amigo de la infancia que murió hace unos años. «Está solo y voy limpiarle la casa, le hago la comida y a veces le invito a comer con nosotros», apunta Carmen muy satisfecha.

«Es un ángel de carne y hueso —asegura con emoción Sandra, su hija pequeña de 33 años—. Es una luchadora nata desde que tuvo a mi hermana mayor, a la que dio a luz prácticamente sola y en el campo. Hemos sido una familia humilde. En mi casa no ha habido una bañera hasta que yo cumplí 20 años. A pesar de ello, mi madre tiene a mis hermanos como auténticos reyes y, encima, es capaz de sacar fuerzas para ayudar a los demás siempre que se lo piden. Muchas personas dicen "hay que ver qué desgracia tiene esta mujer", no se dan cuenta de que ella es feliz. Seguro que más que esas personas que quizá tengan una vida fácil».

Precisamente por su tesón y su dedicación como cuidadora anónima, la compañía biofarmacéutica Shire plc. ha concedido el Premio BRAVE a Carmen Carrasco. El objetivo de este galardón es reconocer el valor y dedicación de los cuidadores no profesionales y de todos aquellos que de manera regular proporcionan cuidados a otras personas que lo necesitan sin recibir ningún tipo de remuneración a cambio.

«Los cuidadores voluntarios son a menudo héroes olvidados y por ello los Premios BRAVE quieren reconocer esta importante —y a veces— poco valorada labor que la familia, amigos y vecinos realizan para personas con problemas de salud que no pueden valerse por si mismas», apunta Angus Russell, presidente ejecutivo de Shire. «Este cuidado es una forma enormemente generosa de afrontar la vida, y nos consideramos privilegiados de poder reconocer a esas personas que superan obstáculos inimaginables y que trabajan sin descanso, para proporcionar a sus seres queridos una forma de vivir lo más normal posible».

Los Premios BRAVE de Shire definen al cuidador como una persona que de manera regular y constante cuida a otra persona de forma totalmente voluntaria. Durante 15 semanas se han recibido más de 550 nominaciones procedentes de 10 países de todo el mundo. El jurado, constituido por un grupo independiente de expertos internos y externos, ha contado con miembros destacados como Frank Goodwin, Secretario de EuroCarers, asociación europea que trabaja en representación de los cuidadores no remunerados, y Gary Barg, fundador de Today´s Caregiver y autor del libro The Fearless Caregiver.

Otros ganadores de esta edición

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.