educación

Finlandia ya no quiere asignaturas en clase

El país nórdico se plantea aprender por proyectos y aulas donde los alumnos trabajen por equipos

Finlandia ya no quiere asignaturas en clase

El sistema educativo finlandés es sinónimo de excelencia a la luz de los sobresalientes resultados que sus alumnos obtienen siempre en las pruebas que se realizan para el informe PISA. Ahora el país nórdico, tras décadas de un modelo que les ha ofrecido el éxito educativo a nivel mundial, se plantea cambiarlo de forma radical, como publica el diario «The Independent». Según recoge el rotativo, Finlandia quiere acabar con las asignaturas tal y como las conocemos. Ni una hora de Matemáticas, seguida de otra de Física y después Lengua.

El responsable de la educación en Helsinki y artífice de esta reforma Marjo Kyllonen presentará en breve un nuevo plan de estudios para que los alumnos estudien temas, situaciones o eventos. Por ejemplo, a partir de fenómenos como la Unión Europea, los estudiantes aprenderían idiomas, historia, política y geografía. O un adolescente que estudie un curso profesional podría tomar clases de «servicios de cafetería» en las que también se incluirían lecciones con elementos de matemáticas, lenguas (para ayudar servir a clientes extranjeros) y habilidades de comunicación. Se trataría de un modelo similar a lo que en España se conoce como el aprendizaje por proyectos, una plan que se está llevando a cabo en muchos colegios en la etapa de Infantil (de 3 a 5 años) y muy pocos lo aplican en los años de Primaria.

Sistema por proyectos

Recientemente, un sistema similar han comenzado a aplicar los colegios de jesuitas de Cataluña, en los que estudian más de 13.000 alumnos. Este año están implantando un nuevo modelo de enseñanza que ha eliminado asignaturas, exámenes y horarios y ha transformado las aulas en espacios de trabajo donde los niños adquieren los conocimientos haciendo proyectos conjuntos.

Los finlandeses entienden que deben preparar a sus niños para una sociedad del futuro que todavía no se conoce, una sociedad cambiante cuyas profesiones están por surgir. Y quieren seguir figurando entre los mejores profesionales. «Realmente necesitamos un replanteamiento de la educación y un rediseño de nuestro sistema, por lo que hay que preparar a nuestros hijos para el futuro con las habilidades que necesiten hoy y mañana», explicó Kyllonen a «The Independent».

Las asignaturas tal y como se conocen (una hora de Literatura, Historia,Matemáticas) ya se están eliminando gradualmente para los alumnos finlandeses a partir de 16 años. Pero la reforma abarca otros muchos aspectos: por ejemplo, desaparecen, como es lógico, las clases magistrales de los profesores donde un maestro imparte conocimientos y los alumnos los reciben escuchándole pasivamente desde sus pupitres. Los finlandeses quieren aulas más participativas donde exista mayor colaboración, y los alumnos trabajen en grupos más pequeños para resolver problemas, mientras mejoran otras habilidades y capacidades.

Toda la actualidad en portada

comentarios