Mick Waters

«La escuela debe ser flexible: Las clases pueden durar 5 minutos o todo el día»

Entrevista con el responsable del actual Plan de Educación de Reino Unido

Mick Waters es conocido como «el héroe de los profesores»
Mick Waters es conocido como «el héroe de los profesores»

Mick Waters, experto en innovación y aprendizaje, es una referencia internacional en el ámbito de la educación. es presidente de la Curriculum Fundation, miembro de la Children University, miembro de Honor del Royal College of Teachers y, responsable, entre otras cosas, del actual Plan Nacional de Educación de Reino Unido. Apasionado por la educación, ha trabajado en algunas de las zonas más desfavorecidas del país, consiguiendo excelentes resultados. Ha sido definido como «el héroe de los profesores», y aboga por la educación como una vía de mejora de las oportunidades vitales y laborales de los alumnos. El periódico The Guardian lo ha calificado como el «gurú del curriculum», afirmando de este que «ha cambiado profundamente el modelo educativo de las escuelas de secundaria, más que nadie en los últimos veinte años».

—¿Podría explicarnos cuáles son las mejores cosas que tiene el sistema educativo británico, y de qué forma podríamos los españoles aprender de ustedes?

—El sistema de educación inglés tiene muchos aspectos buenos, y algunas cosas que estamos intentanto mejorar. Tenemos unos excelentes profesores y un curriculum muy claro que seguir. En general, las escuelas miran mucho por sus alumnos y por el futuro de estos. España también presenta aspectos buenos. Es importante que todos los países aprendamos los unos de los otros para que así todos los niños se puedan beneficiar.

—Usted es conocido como la persona que cambio el sistema educativo en las escuelas inglesas. ¿Cuál es, a su juicio, la clave para tener éxito a la hora de educar?

—Intenté mejorar el sistema educativo británico ayudando al Gobierno a cambiar el curriculum nacional. Las mejores escuelas son las que saben construir un buen profesorado entorno a un curriculum que motiva a los alumnos y construye buenas actitudes... y hacer todo eso requiere un buen liderazgo.

—A usted se le conoce también como el «héroe de los profesores», ¿por qué? ¿Cuál cree que debería ser el papel de los profesores hoy en día?

—No estoy seguro de lo que la palabra «héroe» significa, pero yo suelo hablar en mis conferencias y en mis charlas de que enseñar bien es un trabajo muy duro, que deberíamos respetar al máximo. Creo que los maestros deberían ser extremadamente profesionales y, aunque estar bien pagado por supuesto que es importante, ellos se sienten más felices cuando son conscientes de que tienen el respeto de sus alumnos y de los padres de estos.

—En esas conferencias internacionales, usted suele animar a los adultos a mirar el aprendizaje desde el punto de vista de los niños. ¿Qué quiere decir esto?

—El mundo que capta la atención de los adultos a menudo puede parecer extraño a los niños. Por eso animo a los profesores a ponerse en el lugar de los niños cuando están recibiendo las instrucciones, a preguntar, y a explicar lo que van a hacer o necesitan en el siguiente paso. Las clases son complicadas, aburridas, y muchas veces, absurdas... deberíamos intentar ponernos al nivel de los niños para entenderles.

—Usted también asegura que las lecciones deberían durar diez minutos, o todo el día... ¿Cómo llevamos eso a la realidad?

—Desde que la escuela tradicional empezó, las lecciones a los niños han tenido siempre la misma duración, con lo que los niños pasan por cinco o seis clases al día. Pero las escuelas necesitan ser flexibles en cuanto a la organización de los tiempos de aprendizaje: insisto, las clases pueden durar 5 minutos, o todo el día. Algunas cosas, como por ejemplo, hablar otro idioma, se aprenden mejor practicando unos pocos minutos, pero muy a menudo. Otras cosas, como leer un mapa o leer, se hacen mejor cuando el tiempo de concentración dura toda una mañana.

—The Guardian le nombró como «el gurú del curriculum». ¿Por qué? En este sentido, ¿que deberían las escuelas proveer?

—En Inglaterra mucha gente me pregunta por esto. En mi opinión, las escuelas deberían ofrecer a los niños una experiencia de aprendizaje rica en experiencias que les permitiera desarrollar conocimientos y herramientas que, a la larga, les ayuden a ser individuos de éxito y ciudadanos responsables.... y que por supuesto mientras aprenden les permita tener una infancia feliz.

—Usted también dice que las escuelas no deberían empezar por el curriculum, sino por la experiencia de aprendizaje. ¿Qué quiere decir?

—Las escuelas en Inglaterra han aprendido que lo primero es empezar por decidir que es lo más importante para sus niños. Los niños del centro de Madrid quizás necesitan aprender sobre cosas diferentes que los niños que habitan en los Pirineos. Por otra parte, cuando cada escuela planea lo que necesita enseñar a sus alumnos, debe tener en cuenta que sigue el curriculum nacional. Demasiadas escuelas empiezan con este y en realidad rellenan el tiempo que les queda disponble... para después darse cuenta de que no les queda tiempo restante a enseñar muchísimas cosas importantes que los niños tienen que aprender.

—¿Qué le parece el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, más conocido como PISA, donde España por cierto obtiene unos resultados fatales?

—PISA es importante. Ofrece una mirada rápida a los alumnos de muchos países, territorios y distritos. En cualquier caso, es solo una mirada, y deja muchas respuestas sin responder. Tenemos que aprender a mirar los resultados sin tampoco detenernos mucho en ellos.

—España cambia de políticas educativas con cada signo político que llega al poder.

—Uno de los grandes problemas en todo el mundo es que los Gobiernos siempre aseguran que sus políticas mejorarán los resultados académicos del país. Deberíamos realizar un mejor análisis y los políticos se deberían cuestionar más a menudo. Muchos países necesitamos además realizar menos cambios en cuanto a políticas educativas se refiere.

—De hecho, usted es muy crítico con los exámenes y con las inspecciones. Pero entonces, ¿cómo sabe una escuela si lo está haciendo bien entonces?

—Los exámenes y las inspecciones son importantes, pero debemos mantener la perspectiva. Si hacemos prevalecer la contabilidad entonces los profesores estarán más preocupados en tener al inspector contento... y demasiadas veces esto no es lo mejor para el niño.


Toda la actualidad en portada

comentarios