Educación

ÚLTIMA HORA
Juan Rosell optará a la reelección como presidente de la CEOE

Educación / Familia

Fórmulas para que los alumnos no abandonen los estudios

Día 23/04/2014 - 01.50h
Temas relacionados

La creación profesional de la figura del orientador es una de las claves para que los jóvenes continuen su formación

Fórmulas para que los alumnos no abandonen los estudios

«Lo que me enseñan no vale para nada», «no me gusta lo que estudio»... Estas son algunas frases de jóvenes antes de decantarse por dar carpetazo a su formación escolar. Frases que se escuchan más de lo que sería deseable. Igual de duro resulta que ante esta realidad los profesores responden así: «no es mi responsabilidad», «no sé de orientación en este sentido ni tengo porqué saberlo». «Es lamentable —asegura Mariano Carballo, jefe de área de Estudios, informes y homologación de estudios extranjeros del Ministerio de Educación—. Es cierto que los últimos datos de abandono escolar indican que se ha reducido de un 31,9% en 2008 a un 23,5% en 2013. Aún así son cifras inaceptables».

En el Ministerio de Educación se han fijado el objetivo de que el abandono en el horizonte de 2020 sea de un 15%. Para ello es necesario contar con las herramientas adecuadas. «En primer lugar, los alumnos necesitan orientación laboral sobre sus estudios. El problema —apunta Carballo— es que no existe en España un perfil profesional de orientador, aunque alguna universidad se ha animado a impartir un master sobre la materia».

El orientador debe asesorar a los alumnos, saber analizarles con métodos adecuados para conocer sus actitudes y llegar a la conclusión de sus mejores aptitudes. En ellos recae la labor de trabajar la vertiente psicológica y psicosocial del alumnado y también la de tener un conocimiento amplio de las distintas profesiones para poder asesorarles correctamente.

Descubrir qué quiere ser

En el orientador está la función de ayudarle a descubrir qué quiere ser, cómo conseguirlo, cuándo hacerlo y qué es lo que va a hacer con exactitud. «Debe dotarles de elementos de juicio suficientes para que tomen una decisión. Nunca debe tomarla el orientador –matiza Mariano Carballo–. En muchas ocasiones los jóvenes se dejan llevar por las modas de lo que ven en las series de televisión. Es un error. Para ayudarles en su decisión, hemos creado unas fichas muy prácticas que les informan de manera muy visual de las funciones que van a hacer y las que no en las distintas profesiones», apunta.

El orientador también debe descubrir qué competencias tiene el estudiante y cuáles necesitará en función de la salida laboral elegida. Otra de las fórmulas para motivarles y que entiendan la finalidad de sus estudios es ofrecerles datos de inserción laboral para que estén prevenidos si la opción que han elegido tiene o no demanda.

Blanca Narvaez, directora de la Fundación Junior Achievement en España, asegura que llevan diez años impartiendo el programa «Las ventajas de permanecer en el colegio», del que ya se han beneficiado 30.000 alumnos. Se basa en una metodología muy práctica. Voluntarios de empresas como Citi, ING, BBVA, General Electric, Repsol o Deutsche Bank acuden durante una semana a explicar a los estudiantes de la ESO cómo han conseguido ellos llegar al puesto que tienen. «Los jóvenes se sienten muy motivados al escuchar casos reales que les hacen reflexionar sobre cómo ellos también pueden lograr un buen trabajo si se lo proponen. Se produce una conexión emocional que da lugar a un intercambio de opiniones muy enriquecedor. Al mismo tiempo –prosigue Blanca Narváez– se les presentan las consecuencias de abandonar los estudios y se dan cuenta de que ellos quieren un futuro al que poder hacer frente y sentirse realizados. Muchos caen en la cuenta y comprenden, que los estudios son el instrumento para conseguir un buen empleo». asegura.

Voluntarios en las aulas

José Arredondo, BBVA: «Se asombran de que les contemos que si quieren lograr un futuro tienen que luchar»

Fórmulas para que los alumnos no abandonen los estudios

José Arredondo, director de la zona de Madrid sur en BBVA, es un estusiasta del programa que imparte desde hace diez años Junior Achievement «Las ventajas de permanecer en el colegio». Es el cuarto año que va a un centro a intentar convencer a sus alumnos de que es necesario continuar los estudios para garantizarse un futuro. Actualmente acude al IES Vistalegre de Madrid. «El primer día se quedan extrañados de lo que les estás contando porque no eres un profesor y su participación y atención son muy altos». Arredondo matiza que las sesiones son muy dinámicas. En primer lugar identificamos a personalidades reconocidas y analizan cómo han logrado llegar a la cúspide laboral. «También les explico que una mayor cualificación les dará acceso a un puesto superior y que dejar los estudios les supondrá que no podrán comprarse el coche o moto que desean, acceder a una vivienda, pagar el recibo de la luz...».

En otra de las sesiones analizan las ofertas de trabajo de la prensa para que observen las titulaciones e idiomas que solicitan e, incluso, la exigencia de buena presencia. «Les llama mucho la atención porque nunca se habían parado a pensar en estos matices».

Seguidamente hacemos una sesión de rol-playing en la que los alumnos tienen que escribir una carta a un amigo que supuestamente va a abandonar los estudios y tienen que darle razones para convencerle de que no lo haga. «Al leer sus exposiciones, te das cuenta de que realmente están entendiendo que obtener una formación es muy importante para garantizarse un futuro», asegura Arredondo.

Una de las sesiones que también les interesa mucho es aquella en la que analizan las habilidades que tienen y necesitarán para acceder a las diferentes profesiones, según sus intereses personales.

«Los alumnos tienen voluntad de hacer cosas y ser alguien, pero viven en entornos desestructurados. Se asombran de que alguien les presente las cosas tan claras y les diga que si ellos quieren lograrlo deben luchar por sus estudios», concluye Arredondo.

Pablo Cristóbal, Citi: «Les falta cultura de esfuerzo»

Fórmulas para que los alumnos no abandonen los estudios

Pablo Cristobal, responsable de experiencia con el cliente de Citi, lleva tres años impartiendo el programa de Junior Achievement y su mayor sorpresa es «lo alejados que están los chicos de 14 y 15 años de la realidad más cotidiana». Asegura que la gran mayoría no sabe cómo es el presupuesto de sus familias, cómo se distribuyen los gastos, ni que hay que pagar impuestos.

Este responsable de Citi se empeña en explicarles que referentes como Rafa Nadal han logrado estar donde están gracias a su largas jornadas de entrenamiento y a no rendinse. «A los chicos les falla la cultura del esfuerzo, creen que los grandes logros llegan solos. Les intento hacer ver que para conseguir una meta laboral hay que esforzarse mucho».

Antonio López Marín, Repsol: «Necesitan referentes reales»

Fórmulas para que los alumnos no abandonen los estudios

Antonio López, operador de seguridad en Repsol Cartagena, recuerda cómo siendo estudiante, un profesional les dio una charla que le hizo optar por continuar sus estudios hasta FPII. Ahora soy yo el que quiere convencer a los chavales de la importancia de una titulación para acceder a un trabajo».

Añade que cuando acude al IESMediterráneo de Cartagena los alumnos se interesan mucho «sobre mi trabajo, lo que más me costó para lograr mi puesto... Necesitan referentes claros que les expongan la realidad tal cual es».

Los niños ciegos tienen una tasa de abandono escolar muy baja

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.