Así acertarás si buscas un colegio bilingüe para tus hijos
Hay pistas y señales que se pueden observar en un centro para conocer si realmente está comprometido con la enseñanza de un segundo idioma - fotolia

Así acertarás si buscas un colegio bilingüe para tus hijos

Actualizado:

¿Qué padres no desearían que sus hijos terminasen la educación obligatoria siendo bilingües en inglés? ¿O por lo menos con un alto nivel de conocimiento de ese idioma? La enseñanza de la lengua de Shakespeare es una prioridad para muchas familias a la hora de elegir un colegio. De hecho, en los últimos años, responsables de Educación y docentes han realizado grandes esfuerzos por llevar a las aulas la lengua inglesa. Por ejemplo, la Comunidad de Madrid, en apenas una década, ha conseguido que el 44% de los colegios públicos de Infantil y Primaria sean bilingües, lo que se traduce en más de 335 centros. Y Andalucía también ha impulsado el bilingüismo con más de 800 colegios e institutos públicos.

Independientemente de que el bilingüismo cuente con sus defensores y detractores, sobre todo cuando se refiere a centros públicos, lo cierto es que existen muchos colegios que ofrecen grandes oportunidades para que los niños alcancen un elevado nivel en el dominio de la lengua inglesa. Con las grandes diferencias que pueden darse en un centro privado, concertado o público, algunas recomendaciones ayudarán a los padres a escoger la mejor opción según las circunstancias de cada familia:

En qué fijarse

Todos implicados: «Todo el centro tiene que estar involucrado en la enseñanza del inglés. Si desde la dirección y todo el profesorado se apuesta por esta enseñanza se obtiene más éxito». Es uno de los factores más importante para Mark Levy, director de Programas de Inglés y Colegios del British Council, una entidad que desde 1996 trabaja con el Ministerio de Educación español en el Programa de Educación Bilingüe. Gracias a este proyecto se pusieron marcha los primeros centros bilingües públicos, un modelo que luego readaptaron las Comunidades Autónomas. «Los padres —continúa— tienen que ver si el inglés es parte del colegio o del aula; si hay señales, murales o trabajos expuestos en inglés por los pasillos; si los profesores de lengua inglesa apoyan a los profesores de otras materias...».

«Es tan importante conocer el idioma como saber enseñar»Nivel de los profesores: La mayor parte de las Comunidades Autónomas están empezando a exigir a los futuros profesores de inglés acreditar el nivel C1, el correspondiente al Advanced. «Es tan importante conocer el idioma como saber enseñar», argumenta Mónica Soldevila, profesora de inglés en el CEIP Benipeixcar, un colegio público de Gandia. «Los profesores que más inglés saben y mejor hablan tienen que estar con los niños más pequeños, porque si se les enseña mal a esas edades, cuesta mucho corregir los errores cuando son más mayores».

Mark Levy, sin embargo, apuesta decididamente por la metodología del profesor aunque su nivel de inglés resulte inferior. «Es fundamental saber enseñar. Muy pocas veces falla una clase por el nivel de inglés del docente, pero sí he visto que falle por la metodología», afirma.

También recomienda a los padres informarse sobre la formación continua que reciben los docentes (cursos de inglés, metodología...). Y conocer un detalle más: los profesores de inglés siempre, siempre tienen que hablar al niño en ese idioma, en cualquier circunstancia o situación, ya sea en clase, en los pasillos, en el patio o en el comedor.

Horas lectivas: «El inglés es una asignatura muy difícil, de las más suspendidas en colegios e institutos. Por eso, en los primeros cursos se introduce a través del juego y de la música. Y la única manera de aprender inglés es dedicando horas», explica la profesora Soldevila. Pero muchos colegios no imparten la horas suficientes para que se desarrolle de forma natural en el niño la adquisición de esta lengua. Soldevila aconseja que los chicos reciban diez horas a la semana, como mínimo, en inglés. Si el centro educativo no alcanza ese horario, recomienda que los padres lo compensen a través de los servicios de una «nanny» inglesa o con clases extraescolares en inglés que sean del agrado del niño (teatro, canciones, actividades de tiempo libre...). «Lo que sea mientras las impartan personal cualificado y el niño vaya contento. El niño necesita encontrarse en situaciones en las que se vea obligado a utilizar el inglés para comunicarse».

Una persona es bilingüe cuando uno de los padres le habla en un segundo idiomaCuándo empezar: De no ser que uno de los padres sea inglés (eso da el bilingüismo), Mónica Soldevila explica que antes de los dos años el aprendizaje de una segunda lengua resulta imposible, puesto que es primordial que el niño entienda su lengua materna con precisión antes de introducirse en el estudio de una lengua diferente.

Hay que tener en cuenta que una persona es realmente bilingüe cuando uno de sus progenitores le habla en un idioma y el otro en otra lengua diferente. El niño aprenden ambos de forma natural.

Auxiliares nativos: Son un buen apoyo para crear un ambiente de inglés en el aula, tienen un inglés muy actualizado pero, como recuerda Mark Levy, «nunca hay que olvidar que no son profesores».

No obsesionarse por los títulos y certificados para los que preparan muchos colegios, sobre todo en Primaria.

Si los padres no saben inglés, mejor que le enseñe otra persona al niño.

La educación es un proceso muy largo, igual que dominar con un alto nivel un segundo idioma. Hay que ser paciente. El niño al principio irá entendiendo, pero tardará más en producir, en empezar a hablar esa segunda lengua.