Familia - Educación

Piden que se regule un permiso para ir a las reuniones escolares

Manifiesto en defensa de una ley que dé derecho a dos horas para asistir a tutorías

Tener derecho a un permiso laboral de dos horas cada trimestre para asistir a reuniones con el tutor de los hijos o con la dirección del centro educativo donde estudian. Este es el objetivo que recoge un manifiesto firmado por gran parte de la comunidad educativa. Lo apoyan asociaciones de padres (Cofapa y Concapa), sindicatos de profesores (Anpe, CSIF, FSIE, UGT y USO) y patronales (Cece, Escuelas Católicas).

La propuesta plantea que se concedan dos horas a los padres para ausentarse del trabajo cada tres meses con el fin de asistir a tutorías o a reuniones con el director del centro donde estudian los hijos. Esas dos horas podrían ampliarse a una más en función de los desplazamientos necesarios. Y el centro deberá expedir un justificante que acredite la asistencia de los padres.

«Un sentir popular»

«Esta iniciativa surge a raíz de un sentir popular», explica Luis Carbonel, presidente de la asociación católica de padres Concapa, que ha sido promotora de la propuesta. De hecho, el II Barómetro que presentó recientemente esta entidad refleja que el 70% de las familias españolas lo consideran una medida de conciliación necesaria, convencidas de que así podrán implicarse más en la educación de los hijos y, por tanto, les ayudaría a lograr el éxito escolar. Algo que no ha olvidado recordar el manifiesto.

Se trataría de un derecho recogido en el Estatuto de los TrabajadoresLas entidades que han firmado el documento defienden que este permiso laboral se establezca con carácter general, que se adecúe a las profesiones que se desarrollen en horarios o jornadas especiales y que debe incluirse en el Estatuto de los Trabajadores y en el Estatuto Básico del Empleado Público. Este derecho se mantendría hasta que el hijo cumpla los 18 años, es decir, durante toda la enseñanza no universitaria.

Aunque no se recoge en el manifiesto, Carbonel explica a ABC que para aplicar este derecho también piden la colaboración de las administraciones, ya que podrían facilitar a las empresas incentivos como algún tipo de reducción de impuestos o en las cuotas de la Seguridad Social.

La ministra de Trabajo Fátima Báñez y la patronal CEOE conocen la iniciativa, ya que Concapa les ha trasladado la propuesta para debatirla. Sin embargo, hasta ahora «no hay respuesta», afirma Carbonel.

El siguiente paso que se plantean las organizaciones es iniciar una campaña de recogida de firmas para apoyar la propuesta. De llegar a medio millón de rúbricas, podrían presentar en el Parlamento una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para debatir el derecho a este permiso laboral.

Toda la actualidad en portada

comentarios