Gente&Estilo - Moda

La plaga del estilo «Yeti» de cara al próximo invierno

Las sandalia de borreguito será una constante, una propuesta tan coherente como el bocadillo de lentejas. Si se usan sandalias es porque sobra el borreguito; y si se lleva el borreguito será porque no es época de sandalia

Mocasín con pelo
Mocasín con pelo - GUCCI

Los primeros osados fueron los creadores de Gucci hace dos años y medio, cuando a su mocasín habitual en cuero con bocado metálico le quitaron el talón y le añadieron una «plantilla de pieles». En aquel momento, nueve de cada diez clientes pensaron en las dificultades higiénicas de la propuesta, como es lógico. Pero no cabe duda de que otra de las cuestiones que surgió fue lo poco que favorecía parecer el sobrino pequeño del Yeti.

Como está claro que la idea ni era práctica ni resultaba favorecedora, se trataba de un complemento perfecto para aquellos necesitados -con urgencia- de llamar la atención. Que haberlos haylos. Pero ahora que la plaga continúa. Han sido Alexander McQueen y algunas marcas de moda «lowcost» las que se han planteado la sandalia con borreguito, una propuesta tan coherente como el bocadillo de lentejas. Si se usan sandalias, es porque sobra el borreguito; y si se lleva el borreguito, será porque no es época de sandalia.

Sea como fuere, como la moda tiene razones que la razón no entiende, ahora se suman Céline y Prada a propuestas en las que el tacón está recubierto de pieles, Zara con colecciones de mules con el empeine cubierto de pelo y Pull&Bear con plataformas que llevan la tira frontal de peluche. Habrá que preguntarse si las más discretas se atreverán con esta alocada tendencia y, sobre todo, cómo se limpiaran estos modelos tras un día de lluvia.

Toda la actualidad en portada

comentarios