Alfonso Diez - ABC

Alfonso Díez, el viudo de la duquesa de Alba, irreconocible tras pasar por quirófano

Han desaparecido todas las arrugas, líneas de expresión y bolsas que lucía cuando era fotografiado junto a Cayetana

MadridActualizado:

Era un simple funcionario de 57 años que trabajaba en la Seguridad Social cuando conoció a Cayetana Fitz James Stuart, duquesa de Alba. Él era el hermano del íntimo amigo de su marido Jesús Aguirre. Fue entonces cuando la pareja comenzó un noviazgo y posterior matrimonio lleno de luces y sombras. De el novio se escuchó de todo. Soltero y de fina planta, no se le conocían novias y es que pocos creían su amor incondicional. ¿Ambición, delirios de grandeza o amor? La respuesta Cayetana siempre la tuvo clara: «No es un interesado, tiene su trabajo y está dispuesto a firmar un documento diciendo que no necesita nada de la Casa de Alba, sólo a la persona que lleva los títulos». Su relación con la duquesa siempre fue cuestionada, una historia de amor cuajada de rumores y cargada de interrogantes, pero Alfonso supo mantener el tipo y se quedó a su lado hasta el último de sus días.

Alfonso Diez y la duquesa se casaron en octubre de 2011 por bulerías y hubo que arreglar papeles de herencia, porque los hijos ilustres del Palacio de Liria no se acababan de fiar. Pero enseguida sí se fiaron, y hoy hasta diríamos que están muy satisfechos con aquel nuevo pariente, que luego ha vuelto a una silenciosa vida de particular. Desde que falleció su esposa, era poco habitual verlo en un acto público y no suele prodigarse en exceso por la vida social madrileña. El viudo de la duquesa de Alba ha reaparecido durante la corrida de toros de la Feria de San Isidro con una impactante nueva cara. Nada que ver con aquellas arrugas de expresión y con esas bolsas que lucía cuando era fotografiado junto a Cayetana. Hoy luce una tez tersa, sin una sola arruga.

Alfonso Diez
Alfonso Diez - ABC

Historia de amor

La duquesa habló por primera vez abiertamente de su novio en 2008 durante una entrevista con la revista «¡Hola!», en la que arremetió duramente contra sus hijos por su rechazo a la relación. Desde el primer día, la duquesa puso los puntos sobre las íes a su increíble historia de amor con Alfonso Díez. «Dadas las informaciones sobre la relación de la excelentísima señora duquesa de Alba y don Alfonso Díez, esta casa informa de que lo único destacable es la entrañable amistad entre la señora duquesa y el señor Díez, no habiendo propósito alguno de matrimonio», sentenciaba un comunicado de la Casa de Alba con el que pretendía acabar con los rumores de un tercer enlace.

En un primer momento la duquesa de Alba renunció a casarse por el rechazo que esa boda supuso entre sus hijos. «La parte dura fue que mis hijos no lo comprendieron y... debo decir que me enfadé bastante». Fueron sus dos hijos mayores, Carlos y Alfonso, los que más se opusieron a este enlace. Por aquel entonces, y a sus 84 años , Cayetana se encontraba con muchas dolencias físicas que le impedían casi andar, sin embargo Alfonso le devolvió la ilusión.

La duquesa de Alba junto a Alfonso Diez
La duquesa de Alba junto a Alfonso Diez - Gtres

Pese a una primera oposición, en octubre de 2011 la duquesa de Alba le daba el «sí, quiero» a Alfonso Díez en el palacio de Dueñas, su residencia sevillana. A la ceremonia asistieron solo 38 personas, casi todas del entorno familiar. No estuvieron, no obstante, dos de sus hijos: el conde de Siruela y la duquesa de Montoro, aquejada de un brote de varicela. La tercera boda de la duquesa de Alba despertó una enorme expectación. La duquesa de Alba no dudó en exteriorizar su alegría. No sólo se arrancó por rumbas cuando acudió a saludar al público que se congregó fuera, sino que también bailó con su marido, con su hijo Cayetano y con Francisco Rivera, además de con Curro Romero.