Tamara Rojo e Isaac Hermández
Tamara Rojo e Isaac Hermández - ABC

Tamara Rojo no se rinde y defiende su amor

Los problemas surgieron cuando «The Times» publicó un artículo recogiendo testimonios anónimos de algunos miembros de la compañía, en el que criticaban el trato de favor del que gozaba Isaac Hermández

MADRIDActualizado:

Ni su cargo como directora artística del English National Ballet (ENB) desde hace seis años, la segunda compañía más importante de Inglaterra, ni su dilatada carrera como bailarina profesional ha despertado tanto interés en la prensa inglesa como su relación con su compañero de profesión Isaac Hernández. En los últimos meses, la española Tamara Rojo (43) ha visto como su esfuerzo por conseguir hacerse un nombre ha quedado relegado a un segundo plano.

El noviazgo que mantiene desde hace 18 meses con el bailarín está levantando muchas ampollas en el mundo de la danza. Un amor que no ha estado exento de polémicas ante las que ambos han tenido que defenderse contra viento y marea constantemente. Primero llegaron las críticas por la diferencia de edad que les separa, él es 16 años menor que ella, y después vinieron las quejas por un supuesto trato de favor hacia el bailarín en la compañía de danza que dirige.

Relaciones en el trabajo

Al igual que otros directores prohíben cualquier tipo de relación entre compañeros de trabajo fuera de lo estrictamente laboral, siendo legal el despido por incumplir esta norma, Tamara Rojo aseguró que ella nunca les dijo a otros bailarines que no podían tener una relación sentimental con alguien de la compañía.

Después del revuelo que generó su relación, Rojo confesó que lo más angustioso era leer que cómo algunos miembros de la compañía criticaban su noviazgo: «Nunca es agradable aparecer en la prensa de esta manera y ver cómo analizan tus relaciones personales, pero lo más difícil fue leer que algunos miembros de la compañía no estaban contentos. Porque desde el momento en que entré, mi intención siempre fue hacer lo mejor para la empresa, hacer lo mejor para los artistas», explicó.

Unas críticas que no han hecho que Rojo dé un paso atrás. Se siente muy afortunada por haber encontrado a alguien que la «entiende» y la «respeta»: «Normalmente no salía con ellos porque quería ampliar mi mundo con gente que se dedicase a otras cosas, pero ahora estoy enamorada de uno de ellos. He tenido la suerte de encontrar a un compañero que entiende mis necesidades y las respeta. Soy una mujer satisfecha», explicaba hace unos meses.

Una estrella de primera categoría

Desde hace poco más de un año, Tamara e Isaac se dejaban ver juntos en galas y demás actos públicos celebrados en Londres con naturalidad y sin despertar una especial atención más allá de su diferencia de edad. Los problemas surgieron el pasado mes de febrero cuando «The Times» publicó un artículo recogiendo testimonios anónimos de algunos miembros de la compañía, en el que aludían un fuerte malestar por el supuesto trato de favor del que gozaba Hermández. Ante estas acusaciones, Rojo aseguró «no existe la más mínima posibilidad de conflicto de intereses», ya que el mexicano cuando entró en la compañía londinense ya era una estrella de primera categoría, después de haber pasado por la Ópera de París y el teatro Mariinski de San Petersburgo. «Ha ganado todos los premios posibles», afirmó.