Shakira y Piqué
Shakira y Piqué - GTRES

Los problemas crecen para Shakira

La cantante colombiana ha visitado al prestigioso especialista que operó a Adele para poder recuperar su voz

MADRIDActualizado:

Que Shakira no pasa por su mejor momento no es una novedad. La cantante colombiana lleva meses en una especie de nubarrón negro que no le deja ver la luz. A los continuos rumores de crisis con Piqué -incluso se les ha visto discutir acaloradamente en un restaurante de Barcelona- se le suma su implicación en los «Papeles del Paraíso», la investigación que asegura que gestiona 31,6 millones de euros en Malta y Luxemburgo.

Por si fuera poco la artista tuvo que cancelar recientemente su gira, «El dorado World Tour», por problemas en las cuerdas vocales. Una situación que ha llevado a la artista a la tristeza absoluta, ya que llevaba tiempo sin subirse a los escenarios y le hacía mucho ilusión. «Estoy viviendo los momentos más duros de mi carrera. Actualmente me encuentro en una batalla muy dura por mi recuperación», explicaba Shakira.

Se supone que esta situación iba a ser temporal y pronto iba a recuperarse, pero nada más lejos de la realidad. Una inesperada hemorragia en la cuerda vocal derecha tumbó de un plumazo todo su trabajo y parece, según publica la revista «Lecturas», que tendrá que someterse a una operación. Shakira puso rumbo a Boston, acompañada de su hermano Tonino, el pasado 29 de noviembre para ser tratada por el prestigioso laringólogo, Steven M. Zeitels, considerado el mejor del mundo en su especialidad y que posee una cátedra en Harvard..

Esta intervención, de la que podría tardar en recuperarse mes y medio, consistiría en introducir un laringoscopio por la boca y mediante láser se produce una vaporización de las lesiones vasculares situadas en la cara superior de las cuerdas vocales», según cuenta el doctor Juan Carlos Casado a la misma publicación.

De salir todo bien, Shakira tardaría algo más de dos meses en poder volver a cantar y no te aseguran que tu voz siga siendo la misma de siempre. Eso mismo le pasó a Adele, que se sometió a la misma operación en 2011, y hace poco tuvo que cancelar dos conciertos, asegurando que su voz no era la misma.