El Príncipe George en la puerta de la guardería Montessori
El Príncipe George en la puerta de la guardería Montessori - REUTERS

El Príncipe Jorge estudiará en la escuela de Notting Hill donde acudió su padre

Cuesta 7.900 euros al año y por sus aulas han pasado también Hugh Grant o Lloyd Webber

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

El pasado mayo, el Príncipe Guillermo comentó de pasada que está buscando colegio para sus hijos. George cumplió tres años en julio y Charlotte tiene 19 meses. Según su padre, «son ruidosos pero encantadores». Ahora se especula con que los Duques de Cambridge, de 34 años, podrían haber inscrito a su primogénito en la Wetherby School, un centro de primaria del hoy glamuroso barrio de Notting Hill, donde la matrícula cuesta el equivalente a 7.900 euros al año y donde ya estudiaron en su día el príncipe Guillermo y su hermano Harry.

Wetherby, un colegio fino fundado en 1951, se encuentra a solo un kilómetro del Palacio de Kensington -un cuarto de hora paseando-, por lo que la decisión significaría que los Duques de Cambridge se mudarían a su residencia de Londres de manera permanente para atender a la escolarización del niño y para asumir más carga de representación en nombre de la corona. Guillermo se ha ganado cierta fama de perezoso en Gran Bretaña por su escasa agenda pública, muy inferior a la de su nonagenaria abuela. Él justifica su perfil bajo por su trabajo a tiempo parcial como piloto en un helicóptero-ambulancia de la fundación East Anglia Ambulance, en el Este de Inglaterra. Su contrato allí expira el próximo marzo.

En la actualidad, los Duques de Cambridge y sus dos hijos pasan buena parte de su tiempo en su mansión de Anmer Hall, en Norfolk, al Sureste de Inglaterra. La propiedad fue un obsequio de la Reina Isabel y linda con su latifundio de Sandringham, donde estos días convalece de un largo resfriado. En Anmer Hall, Kate y Guillermo sufren menos presión mediática y George acude a la guardería de Montessori sin acoso de paparazzis. La contrapartida es que la agenda pública del Príncipe menudea. Con el retorno a Londres a tiempo completo, los duques se centrarían además de manera más intensa en su fundación de lucha contra las enfermedades mentales.

Notting Hill fue en su día barrio de inmigrantes caribeños, como atestigua todavía hoy su multitudinario carnaval. Pero se ha convertido en una zona chic, hasta el punto de que Cameron y Osborne, su mano derecha, son apodados despectivamente por el equipo de Theresa May como «el clan de Notting Hill», en alusión a su elitismo patricio. El colegio Wetherby ocupa un edificio de cinco plantas, construido en 1849 y de fachada italianizante. Sus alumnos, que visten corbata roja y americana gris de escudo bermejo en el pecho, juegan en los descansos en los bonitos jardines de Pembridge Square.

El lema del centro es «cuida, comprende y sé justo». La demanda por estudiar allí es tal que se recomienda inscribir a los niños nada más nacer. Actualmente se registran 35 solicitudes por 88 plazas. Además de los hijos de Lady Di, pasaron por sus aulas en actor Hugh Grant, el compositor Andrew Lloyd Weber o el creador de «Downton Abbey», Julian Fellowes.

Tras la primaria en Wetherby, Guillermo y Harry pasaron cinco años en el colegio de Ludgrove y posteriormente se incorporaron a Eaton, el centro más elitista del país y cuna de primeros ministros. Guillermo llegó a la universidad y se graduó en la prestigiosa St. Andrews, en Escocia, donde comenzó eligiendo Arte y acabó en Geografía. Durante su estancia allí aumentaron las matrículas de mujeres y se especuló con que muchas acudían soñando con un noviazgo con él. La prensa británica de más colmillo ha publicado que Carole, la madre de Kate Middleton, una inteligente azafata que se ha hecho millonaria con una empresa familiar de artículos para fiestas, programó meticulosamente la operación caza del Príncipe enviando allí a su hija mayor con un objetivo claro.

El príncipe Harry no acudió a la universidad, siguiendo así la línea de la mayoría de sus ancestros regios (la Reina Isabel, por ejemplo, fue educada por preceptores en su casa natal de Mayfair y en palacio). Harry se enroló en la legendaria academia militar de Sandhurst y emprendió una carrera militar, que abandonó hace más de un año sin haber vuelto a tener un trabajo estable desde entonces, al margen de sus tareas de representación.

Wetherby no es el único colegio linajudo de Kensington. Otra opción para George, todavía más cercana al palacio, sería St. Mary Abbots, donde estudian los hijos de David Cameron, en plena calle comercial de Kensington, y por supuesto muy cercana a un Zara.