Doda Miranda y Athina Onassis, en una imagen de 2013 tomada en las calles de Gijón
Doda Miranda y Athina Onassis, en una imagen de 2013 tomada en las calles de Gijón - JOAQUIN BILBAO
GENTE

Primer cara a cara entre Athina Onassis y Doda Miranda en su proceso de divorcio

El 16 de junio acudieron a una corte de Bruselas para las medidas preliminares. El juicio comienza en septiembre

AtenasActualizado:

El proceso de divorcio entre Athina Onassis (31 años) y Álvaro «Doda» de Miranda Neto (43) ha comenzado. Según recoge la prensa griega, la multimillonaria heredera griega y el jinete brasileño se vieron las caras en un juzgado Bruselas, el jueves 16 de junio. Lo hicieron a puerta cerrada, en presencia de sus abogados y tratando de evitar toda publicidad. Los representantes legales de Athina han solicitado, de manera urgente, que se tomen las medidas pertinentes relacionadas con el patrimonio común hasta que se celebre el juicio, que tendrá lugar en septiembre. El tribunal ha acordado que se congelen las cuentas comunes, así como prohibir cualquier cambio en los títulos de propiedad de las posesiones inmobiliariasque ambos comparten.

Al no tener descendencia, la pareja no necesita oficialmente un convenio regulador, aunque en privado deberán acordar el futuro de los jóvenes Viviane y Fernando. Desde antes de su matrimonio, el 3 de diciembre de 2005, con ellos ya convivían Viviane, fruto de la relación de Doda y la fallecida modelo brasileña Cibele Dorsa, y Fernando Dorsa Oliva, el hijo de Cibele y el también fallecido empresario brasileño Fernando Oliva. Athina había aceptado que los dos niños vivieran con ellos incluso antes de la muerte de Cibele, en mayo del 2011.

No se han filtrado más detalles de este primer cara a cara, ya que Athina y Doda pretenden mantener el carácter confidencial en todo lo relacionado a su separación y divorcio dconfidencial. Aunque no existe confirmación oficial de lo que recogen los medios griegos, se dice que Athina y Doda firmaron un acuerdo prenupcial equivalente a una separación de bienes, dejando claro que cada uno mantenía su patrimonio y que en caso de divorcio, cada cual se quedaba con lo suyo, aunque Athina pagaría a su exmarido un millón de dólares por cada año de matrimonio. Ya se rumorea que Athina cumplirá este acuerdo, pero que Doda exigirá mas dinero.

Diversos medios internacionales han publicado que supuestamente Doda fue sorprendido cometiendo una infidelidad en una lujosa casa de Wellington, en Florida, una noche en la que Athina estaba ausente. Se trata de una mansión que la nieta de Aristóteles Onassis compró hace dos años a otro millonario y que costó más de dos millones de dólares. La casa está en una zona próxima al exclusivo Palm Beach Polo and Country Club, y a poca distancia de las instalaciones hípicas que también adquirió en el cercano Grand Prix Village para 20 caballos, con un paddock y una pista en forma circular y techada por las que pagó otros doce millones de dólares.

Según se filtró desde el entorno de los concursos hípicos, Athina Onassis pagaba directamente los gastos de mantenimiento y al personal de seguridad de sus casas y fueron precisamente estos últimos los que descubrieron la infidelidad de Doda. Aunque al parecer el jinete les pidió guardar el secreto, uno de ellos se chivó a su «jefa». Inmediatamente después Athina dejó a su marido, se instaló en Holanda y se quitó su alianza matrimonial. De hecho en el torneo hípico celebrado el pasado fin de semana en Mónaco, el Longines Global Champions Tour, ha competido competido como Athina Onassis, borrando «de Miranda» de su nombre. Lo que sí es seguro es que Athina no competirá en los Juegos Olímpicos de Río.

Las propiedades en juego que múltiples y es posible que existan más que no se han hecho públicas: un lujoso apartamento de Sao Paolo, en Brasil; la propiedad de Wellington, en Florida; la casa familiar de Bélgica y otra en Holanda, así como todo lo relacionado con sus negocios hípicos en común bajo el nombre AD Sports Horses, con sedes en Bélgica y Holanda. En Grecia, todas las propiedades inmobiliarias que heredó de su madre, Cristina Onassis, y de su abuelo ha sido vendido poco a poco por sus administradores: terrenos por todo el país, una casa en la zona residencial de Glyfada, cerca de Atenas, y la isla de Skorpios, en el Mar Jónico. También se vendieron un apartamento en las Olympic Towers de Nueva York, un bonito chalet en Suiza y dos pisos en la Avenue Foch de París.