Pablo Iglesias e Irene Montero
Pablo Iglesias e Irene Montero - AFP

Pablo Iglesias sobre sus mellizos: «Sorteamos el orden de los apellidos y salió el mío»

Los mellizos portarán primero el apellido Iglesias seguido por el de su madre, Montero

MadridActualizado:

La dulce espera de mellizos de Pablo Iglesias e Irene Montero no ha pasado desapercibida para nadie. Pese a la discreta relación que han llevado durante el año que llevan juntos, el embarazo ha sido un bombazo después de meses en los que se rumoreaba con una posible crisis de la pareja.

El secretario general de Podemos suele ser muy celoso de su vida privada, sin embargo el pasado sábado mostró su ilusión al responder a algunas preguntas en un programa de televisión. Iglesias explicó que la pareja decidió elegir «por sorteo» el orden de los apellidos de sus hijos, tras lo cual confesó que «él ganó» por lo que los mellizos portarán primero el apellido Iglesias seguido por el de su madre, Montero: «Sorteamos el orden y salió el mío». Iglesias aseguró que no le parecía «justo» que alguien «se apellide porque sí como se apellida el padre. Creo que esto lo deben decidir el padre y la madre libremente», por lo que «optamos por el sorteo porque nos pareció la fórmula más sensata», añadió. A cambio, la portavoz del partido será la encargada de elegir el nombre de los pequeños.

«Quiero compartir algo con vosotras y vosotros. Pablo y yo hemos emprendido un camino que en los próximos meses revolverá nuestras emociones, transformará mi cuerpo y llenará nuestras vidas de belleza y algunas noches sin dormir. Estoy embarazada de casi 13 semanas y dentro de mí crecen dos criaturas que, si todo va bien, nacerán entre septiembre y octubre. Somos inmensamente felices y afortunados de poder compartir este camino con sus abuelos y abuelas y con tod@s l@s amig@s que serán para ellos la mejor familia», arrancaba un texto en el que Irene Montero confirmaba una información que llegó a la redacción de ABC tres semanas atrás.

En su anuncio, la portavoz parlamentaria más joven del Congreso, no pudo evitar sorprenderse ante un proceso, el de la maternidad, «tan hermoso como intrincado, lleno de situaciones, emociones y preguntas que no salen en las películas ni en los cuentos, y por eso doy las gracias con todo mi corazón a las madres, amigas, compañeras que desde hace semanas hacen tribu conmigo, me dan su mano y comparten su escucha, sus vivencias y su experiencia. Éste es también un camino para recorrer juntas, nosotras». Como cierre, una frase dedicada al padre de las criaturas: «Pablo es el mejor compañero para todos y cada uno de los días que vienen».