El ex primer ministro francés, Manuel Valls, junto a Olivia Grégoire, su compañera sentimental
El ex primer ministro francés, Manuel Valls, junto a Olivia Grégoire, su compañera sentimental - THOMAS PADILLA

Olivia Grégoire, el obstáculo de Manuel Valls para aterrizar en Barcelona

La nueva compañera sentimental del ex primer ministro francés no está nada entusiasmada con el «proyecto» del abandono de su carrera política personal para iniciar una aleatoria campaña electoral en España

Corresponsal en ParísActualizado:

Olivia Grégoire, la nueva compañera sentimental de Manuel Valls, no está nada entusiasmada con el «proyecto» del abandono de su carrera política personal para iniciar una aleatoria campaña electoral en Barcelona. Grégoire ha reaccionado con un silencio sepulcral a las «propuestas» hechas por Ciudadanos a Valls como presunto candidato a la alcaldía de Barcelona.

Mientras Valls «estudia» la proposición de Ciudadanos, su compañera sentimental le ha recordado que también ella tiene una carrera política personal, ascendente, como diputada con muchas aspiraciones en el grupo parlamentario de La República en marcha (LREM), el partido de Emmanuel Macron.

Cuando Valls era percibido como un «fracasado» en la escena política francesa, sin amigos, sin influencia significativa, como diputado «emparentado» al grupo parlamentario de su nueva compañera política, Grégoire se apresuró a declarar que Valls había comenzado una nueva vida «muy feliz».

Si Valls decidiese aceptar la oferta de Ciudadanos, el ex primer ministro de François Hollande tendría que tomar decisiones personales graves: abandonar su escaño como diputado francés; trasladarse a su ciudad natal, donde su hermana sostiene posiciones políticas muy distintas; dejando en suspenso su nueva vida sentimental, tras la ruptura con su segunda esposa y primer amor, abandonada en unos términos humillantes para ella.

Olivia Grégoire es una mujer «enérgica» y «muy expeditiva», que se ha definido ella misma como un «bulldozer». Si Valls aceptase ser candidato a la alcaldía de Barcelona, tendría que realizar inmensos esfuerzos sentimentales y políticos para convencer a su nueva compañera sentimental de abandonar su carrera para seguirlo en una nueva e incierta aventura personal.