El diseñador Versace junto a su pareja, Antonio D´Amico
El diseñador Versace junto a su pareja, Antonio D´Amico - ABC

El novio de Gianni Versace considera «falsa» y «rídicula» la serie sobre su asesinato

Tras 20 años de silencio, Antonio D’Amico narra su calvario y se pronuncia con dureza sobre la ficción en la que participa Penélope Cruz

Corresponsal en RomaActualizado:

Rompe ahora un silencio de 20 años, para criticar y protestar contra la serie norteamericana que se ha realizado a propósito del aniversario del asesinato de Gianni Versace. Antonio D’ Amico, compañero del diseñador italiano durante 15 años, fue el primero en encontrar su cuerpo sin. Ambos compartían casa y trabajo, y estuvieron entre las primeras parejas en vivir abiertamente su historia de amor.

D’ Amico considera «ridícula» la reconstrucción del homicidio de Versace, asesinado en la escalinata de mármol de su lujosa villa Casa Casuarina, en Miami Beach, por Andre Cunanan, exmodelo, toxicómano y con inclinación a la prostitución homosexual. «Aquel día -15 julio 1997-, cuando dispararon a Gianni, mi vida se rompió en dos», ha manifestado en una entrevista al «Observer» (dominical de «The Guardian») Antonio D’ Amico, quien entonces tenía 38 años, 12 menos que el estilista.

Ricky Martin

La serie televisiva de diez capítulos, «American Crime Story: The Assassination of Gianni Versace», se estrenará el año próximo, pero ya está levantando polémica. Penélope Cruz interpreta a Donatella, la hermana del estilista, cuyo papel corresponde al actor venezolano Edgar Ramírez; mientras Ricky Martin es el propio Antonio D’ Amico.

Las fotos de la producción publicadas por revistas americanas hacen discutir, sobre todo la escena del delito: «La imagen de Ricky Martin sosteniendo el cuerpo de Gianni en sus brazos es ridícula. Parece que hayan querido copiar a la Piedad de Miguel Ángel. Quizás es solo una licencia poética del director, pero yo no reaccioné así», afirma D’ Amico, quien estaba tomando un café en la terraza de la villa cuando Cunanan descerrajó dos disparos en la nuca del estilista, pocos minutos después de las nueve de la mañana, cuando Versace regresaba del News Café tras comprar los periódicos del día. «Al sentir los disparos, se me heló la sangre», recuerda D’ Amico, quien explica que salió junto al mayordomo: «La villa tenía las cristaleras de colores, no se veía el exterior, y para comprender qué había sucedido abrimos el portón y salimos. Vi a Gianni tendido sobre las escaleras, con sangre a su alrededor. A partir de ese momento, todo se me volvió negro. Tuve que girarme, me llevaron dentro y ya no vi más».

Penélope Cruz en la serie televisiva sobre el asesinato
Penélope Cruz en la serie televisiva sobre el asesinato- ABC

Dos décadas más tarde, el móvil del crimen sigue siendo un misterio. Los investigadores del FBI no encontraron una explicación definitiva. El caso fue cerrado cuando el asesino del diseñador, Cunanan, fue encontrado muerto en una casa flotante de la bahía, a pocos kilómetros de la villa de Versace. El joven, que ya había cometido otros cuatro homicidios en Estados Unidos, se suicidó con la misma pistola con la que cometió el delito.

Sobre el móvil del asesinato, D’ Amico, quien nunca fue consultado para la producción televisiva, añade: «Miles de hipótesis, pero ninguna con una brizna de verdad. Han novelado (en la serie) también esta parte: Gianni no encontró nunca antes a su asesino, jamás se conocieron». Sobre la vida privada de Versace, destaca que era muy ordenado en su trabajo, no así en su vida privada.

Problemas con la familia

Con la desaparición de Gianni Versace, se destruyó también el mundo de D’ Amico, que pasó por un largo periodo de depresión, con problemas con los familiares del estilista, a causa de la parte del testamento en que se le asignaban 26.000 euros al mes y el derecho a vivir en sus casas. Según establecieron los familiares que controlaban la sociedad de Versace, aceptó tener la mitad de lo que le correspondía como pensión vitalicia y sin casas.

Antonio D’ Amico afirma que no verá la serie televisiva. Todo parece indicar que será poco fiel a la historia de una crónica negra singular, una de las más clamorosas de los últimos decenios.