Miguel de Liechtenstein, en una de sus fotos «oficiales»
Miguel de Liechtenstein, en una de sus fotos «oficiales» - ABC

Miguel de Liechtenstein, el «pequeño Nicolás» chileno que se cuela en las mejores fiestas de Madrid

Se llama Miguel Pardo Oyarzún y desde hace años se hace pasar por miembro de la Casa Principesca

MADRIDActualizado:

Han pasado cuatro meses desde que un joven con «buena presencia, educado y muy simpático» aterrizó en Madrid y empezó a dejarse ver por las fiestas de sociedad. Con americanas que dan el pego, bien peinado y cinturones con hebilla en forma de hache que se parecen a los de Hermès, se presenta como Miguel de Liechtenstein. «Cuenta que su madre se casó cuatro veces y que tuvo una vida amorosa muy intensa, además de una relación con un miembro de la Casa Principesca de Liechtenstein», afirma una persona asidua a este tipo de recepciones capitalinas. «Al parecer, su padre se desentendió de él y ha sido su madre quien le ha criado. Dice que no tiene ningún tipo de relación con su familia paterna y que nunca ha estado en Liechtenstein», añade. Pero ahí está el principesco apellido con el que ha sustituido el de su partida de nacimiento. El hecho es que estas credenciales le han permitido asistir a fiestas de todo tipo: desde la inauguración de la exposición de Louis Vuitton el pasado mes de abril en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, hasta el cumpleaños del empresario Santi Carbones, ex de la actriz Raquel Meroño y propietario de pujantes negocios de restauración en Madrid. «Asegura que es abogado, aunque nadie sabe exactamente a qué se dedica».

En la era de internet, no es difícil averiguar más datos sobre él. Su nombre solo tiene seis resultados de búsqueda en Google. El primero es su web oficial (con Copyright en 2018) que genera subdominios que aparecen también como resultados de búsqueda. En esta página se presenta a los visitantes como Michael Engel Maximilian Alexander Maria von und zu Liechtenstein. Parece ser una persona importante, con prestigio, incluso en una imagen intenta mostrar sus orígenes principescos sentado en una butaca isabelina en un salón palaciego y con un sello en el meñique. Junto a su nombre figura otra especie de sello, un monograma donde en uno de los vértices de su inicial se puede ver una corona real.

Buceando por su perfil -que solo figura en inglés y español, no en alemán, el idioma oficial del Principado centroeuropeo-, se confirma que Miguel es «licenciado en Ciencias Jurídicas y Sociales». Aunque no figura en ningún lugar donde cursó sus estudios, ha desarrollado gran parte de su «carrera profesional» en Chile -su país de nacimiento- y ha realizado «trabajos humanitarios» en pueblos indígenas. También se define como «filántropo». En la galería de fotografías de su web, se puede ver a Miguel inmerso en una conversación con el Príncipe Harry y otra joven. En otras instantáneas aparece con la expresidenta de Chile, Michelle Bachelet; con Ximena Rincón, ministra chilena de la Presidencia desde 2014; y con el abogado y político Álvaro Elizalde. En estas reuniones, así como en las entrevistas que parece que le han hecho en televisiones chilenas, ha utilizado el nombre Miguel von und zu Liechtenstein.

Ante la posibilidad de estar ante un «pequeño Nicolás» a la chilena, ABC se ha puesto en contacto con la secretaría de Juan Adán II de Liechtenstein -Príncipe soberano de Liechtenstein, con su tratamiento de Su Alteza Serenísima-, con el objetivo de contrastar que Miguel es quien dice ser. «Puedo confirmar que este hombre no es miembro de la Familia Principesca de Liechtenstein», respondía. A continuación, se remitía al comunicado que el Principado ya tuvo que difundir el 19 de diciembre de 2016 a través de la Embajada de Suiza en Chile, donde cuentan que este joven se llama en realidad Miguel Ángel Pardo Oyarzún. «Ha llegado a conocimiento de la Casa Principesca de Liechtenstein que el ciudadano chileno Miguel Ángel von und zu Liechtenstein, nacido el 21 de julio de 1984 en Valdivia (Chile), con apellido de soltero Pardo Oyarzún, afirma públicamente ser miembro de la Casa Principesca de Liechtenstein», informan. «El Ministerio de Asuntos Exteriores desea destacar que Don Miguel Ángel von und zu Liechtenstein no es miembro de la Casa Principesca de Liechtenstein. Tampoco existe ninguna vinculación entre Don Miguel Ángel von und zu Liechtenstein y el Principado de Liechtenstein», recalcan en el escrito.

Un año de cárcel

Advierten también que, de acuerdo con la Ley de Liechtenstein del 4 de diciembre de 1962 para la Protección del nombre de la Casa Principesca de Liechtenstein, «el mal uso del nombre de la Casa Principesca de Liechtenstein o la simulación de pertenencia a la misma se castiga con una pena de privación de la libertad de hasta un año o con una multa».

Al negar desde Palacio cualquier vinculación y parentesco, ABC se ponía en contacto con Miguel para conocer de primera mano su historia, la misma que ha cacareado a sus nuevas amistades madrileñas. «No tengo nada que ver con la Casa, están ustedes confundidos», dijo con cierto nerviosismo. ¿Y los datos que aparecen en su página web? «Son mis apellidos, pero no tengo nada que ver con la Casa», sentenció antes de colgar, impidiendo así la opción de réplica por parte de este medio.

Queda claro que Miguel Pardo Oyarzún no quiere aclarar su verdadera identidad, pues supondría llamar demasiado la atención. Mientras tanto, en las fiestas de sociedad crece la intriga sobre sus orígenes y algunos bromean dándole el tratamiento de «Su Alteza Serenísima».