Foto: GTRES | Vídeo: ATLAS

Melania Trump, operada con éxito del riñón

Según la Casa Blanca, la operación ha salido bien y la primera dama se encuentra perfectamente, aunque estará en el centro médico al menos una semana

MADRIDActualizado:

Melania Trump se encuentra hospitalizada tras ser intervenida por una «condición renal benigna», según el portavoz de la Casa Blanca. La primera dama fue ingresada en el Walter Reed National Military Medical Center, en los alrededores de Washington DC, y tendrá que permanecer en el centro médico toda la semana. La intervención ha finalizado con éxito.

«Durante la mañana de este lunes, la primera dama Melania Trump fue intervenida para tratar una condición renal benigna. El procedimiento ha terminado con éxito y sin complicaciones», explicó Stephanie Grisham, jefa de comunicación, en un comunicado.

«La primera dama espera recuperarse pronto y poder continuar con su labor defendiendo la infancia», termina la escueta nota oficial. Según la CNN, Melania ingresó este lunes por la mañana y es la primera esposa de un presidente que ha tenido que pasar por quirófano desde la mastectomía de Nancy Reagan en 1987. A la lisa se suman Rosalynn Carter para quitar un tumor benigno de su pecho en 1977 y Betty Ford, quien fue diagnosticada de cáncer de mama pocas semanas después de convertirse en primera dama.

Durante la operación de su esposa, Donald Trump ha permanecido en la Casa Blanca. Un gesto que ha vuelto a poner de relieve las informaciones que aseguran que la pareja presidencial prefiere la soledad a la compañía mutua.

Según un artículo publicado recientemente por «The Washington Post», la pareja lleva rutinas y horarios completamente diferentes. Melania se levanta más tarde que su marido y prepara a su hijo para que acuda al colegio. No acostumbra a dejarse ver en actos oficiales ni visita el Ala Oeste. El medio estadounidense asegura que Trump detesta que Melania vaya ganando popularidad entre la población, mientras él cae en picado.

A esto hay que sumar que la pareja duerme en habitaciones separadas desde que se mudaron a la Casa Blanca. Y su desembarco en la capital también lo hicieron cada uno por su lado: primero llegó él, con su hija Ivanka Trump, su yerno... Melania atardó cinco meses en instalarse en la mansión presidencial, con la excusa de su hijo todavía tenía que terminar el colegio en Nueva York.