Máxima de Holanda incapaz de ocultar su dolor, en Buenos Aires
Máxima de Holanda incapaz de ocultar su dolor, en Buenos Aires - GTRES

Máxima de los Países Bajos, abatida tras la muerte de su padre

La Reina holandesa permaneció junto a su progenitor, Jorge Zorreguieta, desde el pasado sábado cuando aterrizó en Buenos Aires

MADRIDActualizado:

Es la viva imagen del dolor. El rostro desencajado de una Reina que acaba de perder a su padre. Máxima de los Países Bajos era fotografiada anoche a la salida de la Clínica Fundaleu de Buenos Aires, donde apenas unas horas antes había fallecido su progenitor, Jorge Zorreguieta, tras una larga lucha contra una variante de linfoma no Hodgkin que padecía desde hace años. Con la mano ocultando su cara abandonaba el hospital a bordo de un coche rumbo a la casa familiar para arropar a su madre Carmen Cerruti Carricart, de 72 años de edad.

Máxima de Holanda a la salida del hospital
Máxima de Holanda a la salida del hospital- GTRES

La casa paterna está situada en el barrio de Recoleta. La soberana holandesa ha demostrado estar muy pendiente en estos momentos difíciles tanto de su madre como de sus hermanos pequeños, Martín, Juan e Inés y de los hermanos mayores, María, Ángeles y Dolores, fruto de un matrimonio anterior de Jorge Zorreguieta.

GTRES

La esposa de Guillermo de los Países Bajos aterrizó el pasado sábado en Buenos Aires, alertada por el grave estado de salud en el que se hallaba su padre. El lunes a primera hora estaba previsto que regresara a Ámsterdam, pero según «Clarín», la Soberana habría decidido quedarse en Buenos Aires, debido a la extrema gravedad de Jorge Zorreguieta.

El parte médico que había facilitado la clínica incidía en que Zorreguieta se encontraba ingresado «desde hace una semana, cursando una infección pulmonar para recibir atención médica de enfermería y antibióticos endovenosos».