Alba Carrillo junto a su madre, Lucía Pariente
Alba Carrillo junto a su madre, Lucía Pariente - GTRES

Lucía Pariente sobre Alba Carrillo: «Mi hija siempre fue un ratoncillo de biblioteca, mutó cuando entró en Supermodelo»

La colaboradora de «Sálvame» quiere pedir la nulidad de su matrimonio con Feliciano López

MADRIDActualizado:

«Que yo sepa Alba no ha solicitado aún la nulidad eclesiástica del matrimonio con Feliciano, pero lo tiene muy en mente», decía ayer Lucía Pariente, en un programa de televisión sobre la relación de su hija Alba Carrillo con Feliciano López. El tenista se casó con la ahora colaboradora de «Sálvame» el 17 de julio de 2015 y los once meses ella protagonizaba una portada en «¡Hola!» donde decía que su matrimonio con López había terminado. Lo que vino después es de dominio público: una ronda por platós de televisión donde Alba contaba el «tormento» que había supuesto para ella su relación con el tenista. No escatimó a la hora de dar todo tipo de detalles sobre sus relaciones íntimas con López. De hecho, ya forma parte de la historia de la televisión esa entrevista que concedió en «Sálvame», donde aseguraba que ella y Feliciano tenían relaciones íntimas los viernes por la noche escuchando a Jorge Javier de fondo.

Si Fonsi Nieto ya ha dicho en alguna ocasión que su relación con la madre de su hijo Lucas fue buena y cordial durante los cuatro años que estuvo con López, ahora, por mucho que Alba esté con David Vallespín, no parece que las relaciones con sus exparejas vayan a mejorar. El horizonte de Alba esta cada vez más nublado y empeorará en enero, cuando tenga que volver a ver a Feliciano en los juzgados. Y cuando acabe ese litigio tendrá otro, ya que Fonsi Nieto ha presentado una demanda por la que pretende conseguir la custodia total del hijo que tienen en común. Aún así, sí que parece que con la llegada de Vallespín a su vida, Alba está más tranquila y relajada. Su propia madre lo confirmaba hablando maravillas de este ingeniero: «Ya lo conozco y ha entrado en mi casa, me da la sensación de serenidad y la relación entre ellos es más real y auténtica. Alba necesita la serenidad que le aporta David, aunque no sea un amor tan pasional como los otros, que para mí es mejor».

Alba se dio a conocer en el año 2007 tras su paso el el programa de televisión «Supermodelo», un «reality» que, según su madre, propició una transformación en Carrillo: «Mi hija siempre fue un ratoncillo de biblioteca al que le gustaba estudiar, mutó cuando entró en Supermodelo, pero para bien porque ahora tiene mayor paleta de colores. Antes era demasiado responsable y poco disfrutona, no sabía lo que era ir a una discoteca».

Madre e hija siempre han estado muy unidas. Por eso, mientras Lucía Pariente concede canutazos a todas las cámaras que se cruzan con ella, Alba Carrillo continúa hablando en «Sálvame» sobre el momento tan duro que atraviesa y la posibilidad de perder la custodia de su hijo. Porque ella puede tener sus defectos, pero no se considera una mala madre: «Estoy fuerte porque tengo la conciencia tranquila. Si lo que estamos debatiendo es cómo soy como madre, pues te digo que soy un diez. Si se lleva mal con mi madre, si yo le caigo mal, si no le gusta que trabaje en la tele... me parece fenomenal, pero juzgarme como madre... llegar a este punto cuando él sabe que es injusto... es tremendo, la verdad».