Lisa Kudrow
Lisa Kudrow - Gtres

Lisa Kudrow, Phoebe en «Friends», fue acosada por el asesino de Versace

Andrew Cunanan llegó a convertirse en uno de los asesinos más buscados

MadridActualizado:

Desde que comenzó la serie «El asesinato de Gianni Versace: American Crime Story», en la que narran la trágica muerte del diseñador que revolucionó el estilo italiano en la moda y transformó a las modelos en estrellas, el nombre de su asesino, Andrew Cunanan, ha vuelto a protagonizar numerosos titulares en la prensa.

La última revelación ha sido de la mano de la actriz famosa por su papel de Phoebe en «Friends», Lisa Kudrow, quien ha decidido contar un oscuro encuentro con el asesino de Versace. Según ha asegurado una amiga cercana de la actriz, Kudrow lo conociód en una cena de Hollywood en la que también asistió el director Todd Haynes. Durante la velada Cunanan se sentó al lado de la actriz y le contó su deseo de convertirse en actor: «Lisa estaba sentada, bebiendo un vaso de vino y comiendo una ensalada. Cunanan inmediatamente se centró en ella, se sentó a su lado y no se iba. Mientras más trataba de escapar, más se irritaba. Cuando finalmente se alejó, parecía furioso. La anfitriona me dijo más tarde: 'Tienes que entender que Andrew está un poco loco'», explicó el director Todd Haynes, quien estuvo presente durante el incómodo momento.

Esta cena se llevó a cabo meses antes del asesinato de Versace, pero su inestabilidad mental ya comenzaba a manifestarse: «Este tipo realmente me da escalofríos! ¡Me arrinconó y no se iba! ¡Era una persona tan intensa y extraña que no me dejaba en paz!’»., le contó la actriz a su amiga. «Tenía esa mirada salvaje en los ojos y siguió hablando y hablando… ¡acerca de sí mismo! Me dijo que sería un gran actor y me empezó a soltar nombre tras nombre. Estaba muy incómoda».

Oscuro pasado

Recordemos que Andrew Cunanan estuvo coaccionado durante toda su adolescencia por una madre devastada por su divorcio, con una depresión crónica, y que alentaba a su hijo a ambicionar solo lo mejor. Mientras, su padre huía por un delito fiscal. Pese a ser un buen estudiante, descubrió lo fácil que era ganarse la vida con la prostitución de lujo. Las mentiras y las drogas en las altas esferas de ambiente de San Diego le llevaron a adoptar una actitud extravagante que desencadenó en tremendos delirios de grandeza movidos por su propia satisfacción personal. Sin embargo, todo cambió cuando se dio cuenta de que esa vida no era más que un espejismo. Esa ira desencadenó en una espiral de violencia que le llevó a convertirse en uno de los asesinos más buscados tras matar, al menos, a cinco personas.