Johnny Depp
Johnny Depp - AFP

Johnny Depp aparece borracho en el estreno de su nueva película

El actor ha derrochado su fortuna hasta el punto de encontrarse con una enorme cantidad de deudas pendientes

MadridActualizado:

Johnny Depp reapareció después de muchos meses oculto para la presentación de su nueva película «Asesinato en el Orient Express». Tras protagonizar con su exmujer, la modelo Amber Head, uno de los divorcios más caros y problemáticos de la historia de Hollywood, que se saldó con el pago de 6.2 millones de euros a la maniquí. Un problema al que se le sumaron la demanda que su bufete de abogados interpuso contra él en el que le acusaban públicamente de ser un manirroto que vivía por encima de sus posibilidades y culpaba a sus abogados de robar parte de sus ganancias acumuladas durante la última década, el actor se presentaba de nuevo ante las cámaras con un cambio de look radical.

Pero su retorno a la alfombra roja no sirvió para redimirse frente a un público decepcionado, sino que aumentó su mala fama al presentarse con más de una copa de más. Alejado de su estilo desaliñado, despreocupado y su melena despeinada, la nueva apariencia de Johnny Depp era elegante y ordenada, una fachada que provocaba un contraste radical con su actitud.

El actor, de 54 años, llegó tarde y con evidentes muestras de embriaguez. Mientras sus compañeros de reparto le esperaban para la foto conjunta, su guardaespaldas le guió con cierta dificultad por la alfombra roja sin soltarle, un gesto que evidenció lo que muchos se temían. Tras el alboroto causado, Depp decidió retirarse y no acudir a la fiesta posterior al estreno y varios medios ingleses apuntan que se disculpó con el equipo de la película diciendo burdamente que «le esperaban dos rubias».

Horas después de la celebración de la premier se confirmó la noticia, el intérprete había alargado la «juerga» de la noche anterior en Londres casi hasta pasado el amanecer en la discoteca The Box.

El declive personal de Johnny Depp está provocando que su figura como uno de los actores más admirados se desvanezca y en su lugar aparezca la decepción y la desilusión. El pasado mes de mayo protagonizó un incendiario reportaje publicado en «The Hollywood Reporter» bajo el título de «Johnny Depp: una estrella en crisis y la descabellada historia de sus millones perdidos», en el que la revista no solo daban cuenta de su impuntualidad y sus problemas con el alcohol, sino que acusaba al actor de llevar un tren de vida por encima de sus posibilidades.

Generoso como pocos, llegó a ceder su sueldo íntegro por su trabajo en «El imaginario del Dr Parnassus» a la hija de Heath Ledger, a quien Depp sustituyó para esta cinta de Terry Gilliam tras fallecer por sobredosis. El único actor de la historia en protagonizar tres películas que sobrepasaron los 1.000 millones de dólares de recaudación, ha derrochado su fortuna hasta el punto de encontrarse con una enorme cantidad de deudas pendientes. Por si fuera poco, en 2016 la revista «Forbes» le señaló como una de las estrellas menos rentables del año.