Aristoteles Onassis y Jackie Kennedy
Aristoteles Onassis y Jackie Kennedy - Archivo ABC

La isla de Skorpios, tumba de los Onassis, será un resort de lujo

Se mantendrán las edificaciones de la época de Onassis y por supuesto, se conservaran la pequeña iglesia ortodoxa y las tumbas de Aristóteles, Alejandro y Cristina Onassis

AtenasActualizado:

La isla de Skorpios, en el Mar Jónico, conocida por haber sido propiedad de Aristóteles Onassis, está en manos del magnate ruso Dmitry Ribolovlev desde hace varios años, quien se la regaló a su hija Ekaterina. Ahora, tras haber presentado un proyecto a las autoridades locales, con tres meses de retraso, le han dado la luz verde para invertir de 120 millones de euros con objeto de levatar allí un exclusivo complejo hotelero. Las obras podrían comenzar el próximo mes de enero. Nada menos que 20 casas de gran lujo, de entre 500 y 1.200 metros cuadrados. Además, un spa, un centro hípico, una marina, varios restaurantes y más instalaciones auxiliares.

El representante de Ribolovlev, Sergei Chernitsyn, ha agradecido a las autoridades locales, especialmente a las de la vecina isla de Lefcada, sus esfuerzos para conseguir la aprobación de este proyecto.

En la isla que compró Onassis en 1963, por el equivalente de 8.500 dólares, veraneó con toda su familia, tuvo lugar su boda con Jackie Kennedy en 1968 y el bautizo de la pequeña Athina en 1985. Además, allí están enterraron tres miembros de la familia: su hijo Alexandros, fallecido en un accidente de aviación en Atenas en 1973; el propio Aristóteles, en 1975, y su hija Cristina, que en 1988 murió en Buenos Aires. Tras la muerte de Cristina, su exmarido Thierry Roussel veraneó algunos años en compañía de la pequeña Athina y sus otros hijos, fruto de su relación con la atractiva sueca Gaby Landhage, además de sus múltiples amigos.

Pero cuando Roussel se enfrentó con la Fundación Onassis por la administración de la fortuna de la niña, y sobre todo cuando Athina comenzó su relación con el jinete olímpico brasileño Doda Miranda, Skorpios quedó vacía. En abril de 2013, Athina acabó vendiendo la isla, junto a otro islote denominado Sparti, a Ekaterina (Katia) Ribolovleva, hija del multimillonario ruso, por una cantidad cercana a los 150 millones de euros, según los medios griegos. Ambas se conocían por ser aficionadas a la hípica y coincidir en muchas competiciones. Y en este mes de mayo, se celebró en la pequeña iglesia el bautizo de Sasa, hijo de Katia y de su marido, el apuesto y riquísimo empresario uruguayo Juan Sartori, quienes se casaron ahí mismo en 2015.

En principio se mantendrán también las edificaciones de la época de Onassis que han sido reformadas por la familia Ribolovlev y se respetarán todas las restricciones urbanísticas existentes, ya que se trata de una zona protegida. Y por supuesto, se conservaran la pequeña iglesia ortodoxa y las tumbas de Aristóteles, Alejandro y Cristina Onassis, siguiendo un acuerdo privado firmado entre la familia rusa y la propia Athina Onassis.