Apasionada por los automóviles, la «señora Fórmula 1»
Apasionada por los automóviles, la «señora Fórmula 1» - ABC

Insólita subasta con las cartas de amor de Ferrari a su musa Fiamma Breschi

Era conocida como la señora de la Fórmula 1. Creó el alma y estilo del Cavallino Rampante

RomaActualizado:

Fue una de las figuras femeninas más fascinantes de la Fórmula 1, la mujer que creó el alma y el estilo del Cavallino Rampante, el símbolo de la marca italiana Ferrari. Fiamma Breschi, conocida como la señora de la Fórmula 1, compañera del piloto Luigi Musso, el gran amor de su vida, trágicamente fallecido en el 1958 en el circuito de Reims, fue después consejera y amiga inseparable de Enzo Ferrari (1898-1988), el fundador de la Escudería Ferrari y más tarde de la marca de automóviles.

Perdidamente enamorado de ella, el empresario y piloto automovilístico, conocido entre los seguidores de Ferrari como “Il commendatore” (comandante), le escribió infinidad de cartas de amor pidiéndole que se casara con él. Ahora, la casa de subastas florentina Maison Bibelot organizará en los días 29 y 30 de mayo la venta más de 300 lotes, que incluyen esas cartas de amor, joyas, pinturas y recuerdos del mundo de la Ferrari. La subasta ha despertado gran interés en los muchos seguidores del Cavallino Rampante, una mito y una institución para los italianos.

La florentina conquistó el corazón del empresario
La florentina conquistó el corazón del empresario- ABC

Nacida en Florencia en 1934, Fiamma Breschi fue siempre apasionada de automóviles. Sabía conducirlos a los 14 años. Joven y muy atractiva, conoció a los 17 años a Luigi Musso, 10 años mayor, estrella emergente del automovilismo, piloto romano del Cavallino, dispuesto a dejar mujer y dos hijos para tenerla a su lado en todo momento. Formaron una de las parejas más atractivas del circuito , hasta el fatídico 6 de julio 1958, cuando el piloto murió en el circuito de Reims. Apenas lo supo, Fiamma intentó tirarse desde la ventana del hotel, siendo bloqueada por la compañera de Juan Manuel Fangio, Beba, y por la mujer de Maurice Trintignant, Lulú.

Pocos meses después de la muerte del piloto Luigi Musso, Fiamma inició su amistad con Enzo Ferrari, convirtiéndose en “la señora del paddock”. Como su propio nombre indica, era la llama (Fiamma) que iluminaba las decisiones de Enzo Ferrari: Elección de los pilotos, consejos para las líneas y colores, contribuyendo decisivamente en la creación del estilo de la firma de Maranello.

“Confió totalmente en mí. Le inventé lo que después se convirtió en su modo de vestir. Ya en el 1962 se quería casar conmigo. Me lo pidió hasta que se murió en el 1988, pero yo siempre le dije que no. Nunca estuve enamorada de él. Mi único amor fue Luigi Musso, aunque con Enzo Ferrari tuve una relación maravillosa”, declaró Fiamma en una rara entrevista –se cuentan con los dedos de una mano las que concedió-.

Fiamma y Ferrari hablaban horas y horas al teléfono. Se escribían diariamente: “Me mandaba cartas todos los días, a veces más de una”, manifestó la musa de Ferrari. Se veían en diversas ciudades y a menudo en Florencia, la ciudad de Fiamma: “Venía a comer a mi casa. Hizo crear en 1976 una copa con el Cavallino en homenaje a mi madre con esta dedicatoria escrita en el trofeo: ‘A Clorinda, la cocinera más brava del mundo’”, reveló Fiamma. Esta copa forma parte de la subasta.

Además de algunas cartas de amor de Enzo Ferrari a Fiamma, se ponen también a la venta otros recuerdos de la casa de Maranello, lugar de veneración para los ferraristas, cartas y medallas del piloto Luigi Musso, fotografías, libros, recuerdos y curiosidades del mundo de la Fórmula 1, además de objetos de la casa florentina de Fiamma Breschi y una selección de su guardarropa, en el que hay vestidos y accesorios de Chanel, Ferrè, Cavalli, Krizia y Armani.

Fiamma junto al piloto Luiggi Musso
Fiamma junto al piloto Luiggi Musso- ABC

Fiamma fue una mujer culta, con una personalidad poliédrica, que anticipó modas y tendencias. Su casa reflejaba también esa personalidad: Mantenía una equilibrada mezcla entre antiguo y moderno, tradición e innovación, pinturas antiguas alternadas con cuadros modernos. Enzo Ferrari trató de convencerla de que no era importante su diferencia de edad: 36 años. “Il commendatore” intentó incluso convencer a su mujer, Laura Garello, para que lo dejara libre. Pero ni Laura ni Fiamma aceptaron el desesperado intento de Ferrari por confirmar oficialmente su aventura amorosa con la que durante tantos años fue su musa.

Fiamma Breschi falleció 20 de noviembre 2015 en Florencia, a los 81 años. Muchos creen que merecería el guión de una película y que no bastaría un libro para contar la vida de una mujer que fue testigo, aunque con gran discreción, de un mundo, el de la Fórmula 1, siempre bajo la atención de los focos.

El próximo lunes algunas de sus cartas y secretos, que conservaba en una caja fuerte blindada, saldrán a la luz. Los automóviles Ferrari alcanzan récords de precios en las subastas. Se verá el día 29 si las cartas de amor del mítico personaje dirigidas a Fiamma son igualmente apreciadas y valoradas. En cualquier caso, se mezclarán sentimientos y recuerdos de un tiempo magnífico que creó la leyenda Ferrari.