Dolores Aveiro
Dolores Aveiro - GTRES

Guerra de abuelas en casa de Cristiano Ronaldo

Tras el nacimiento de Alana Martina, la cuarta hija de CR7, la madre del delantero queda en un segundo plano

CORRESPONSAL EN LISBOAActualizado:

Los mentideros portugueses venían hablando desde hace semanas acerca de la frialdad entre la madre de Cristiano Ronaldo (32 años), Dolores Aveiro (62), y Georgina Rodríguez (23), definitivamente asentada como pareja del jugador estelar del Real Madrid. El nacimiento el 12 de noviembre de Alana Martina, el cuarto bebé de CR7, confirma todas las divergencias. La joven exdependienta aragonesa, que en el mismo paritorio hizo gala de una gran energía -impagable la fotografía que publicó Cristiano en sus redes sociales para anunciar la llegada de su hija pequeña-, asume con naturalidad su papel de madre de la prole del delantero, mientras que la abuela Dolores solo ha podido conocer a Alana Martina dos días después del alumbramiento. Es el síntoma más evidente de que las cosas están cambiando en el seno de la familia.

Y no solo eso. Todo apunta hacia un giro aún más drástico: la «jefa» del clan Aveiro al parecer se encuentra tan incómoda en la lujosa casa de la urbanización La Finca, en Pozuelo de Alarcón, que ha manifestado a su hijo su intención de regresar a Madeira.

José Andrade

La abuela Dolores considera que la irrupción de Georgina -y su fuerte carácter- da al traste con la idea de que era ella quien está sacando adelante a los pequeños -además de Alana Martina, Christiano Jr. (7) y los mellizos Eva y Mateo (5 meses), los tres últimos nacidos por gestación subrogada-, mientras el aclamado goleador se entrena en la ciudad deportiva de Valdebebas o disputa los partidos de la Liga o de Champions. Así que cada vez está más cerca el momento en que haga las maletas y se reúna en Funchal con José Andrade, el hombre con aspecto bonachón que la sacó del pozo tras la muerte en 2005 del padre de CR7, Dinis dos Santos, alcohólico y maltratador.

A todo ello se añade otra pieza al puzzle de la familia Dos Santos Aveiro: el retorno a España de la madre de «Gio», como conocen sus íntimos a Georgina. Ana María Hernández, la «suegra» de Cristiano Ronaldo, se había instalado en Roma tras descubrirse que tenía deudas pendientes con Hacienda y la Seguridad Social. También pesaban sobre ella órdenes de embargo sobre bienes y cuentas bancarias. Su matrimonio con el argentino Jorge Eduardo Rodríguez Gorjón -conocido como «Menotti» cuando entrenaba al Jacetano, equipo de fútbol de Jaca- había llegado a su fin y Ana María emprendió una nueva etapa, dejando que Georgina y su hermana Ivana aprendieran a labrarse su propio futuro sin ella cerca.

En cualquier caso, se acumulan los indicios de que el periplo de Ana María en Italia ha llegado a su fin. Para empezar, ha sido muy bien recibida, tal cual acreditó la propia novia del jugador en su cuenta de Instagram. Se han reencontrado en el momento más oportuno: cuando su embarazo le hacía echarla mucho de menos. «Es muy bonito ver a mi madre acunar a Alana Martina junto a su pecho. No cambio esta sensación por nada. Quiero a mis padres, quiero a mi familia», escribió la joven oscense, aunque no acompañó el texto con ninguna fotografía de su recuperada madre. Es la primera vez que habla de forma tan clara sobre sus progenitores.

La presencia de la abuela Ana María en la casa de Cristiano Ronaldo -mientras su exmarido continúa con su vida en Avellaneda (Argentina)- ha sido la gota que ha colmado el vaso de Dolores Aveiro, en absoluto dispuesta a dejarse arrinconar. Prefiere salir de escena.

Imagen de la familia feliz tras dar a luz a Alana Martina
Imagen de la familia feliz tras dar a luz a Alana Martina-REDES SOCIALES

Georgina ha tomado las riendas y exhibe su complicidad con todos los hijos de CR7. Uno de sus últimos mensajes no deja lugar a dudas: «Ser madre y cuidar todo este tiempo de los pequeños de la casa me ha hecho experimentar una felicidad suprema, y ahora con la llegada de Alana Martina ya estamos todos al completo, más felices si cabe».

El misterio del apellido

Lo que no termina de aclararse es el misterio alrededor del apellido que luce Cristianinho, el vástago mayor del crack portugués. Su nombre oficial es Cristiano Ronaldo dos Santos, pero ni rastro de Aveiro. No sucede lo mismo con sus tres hermanos menores, quienes incorporan los dos apellidos. En cuanto a José Andrade, se había acostumbrado a mostrarse como el abuelo que el chaval necesita, en virtud de sus once años de relación con Dolores Aveiro. Pero su paso por La Finca no acabó desembocando en su residencia definitiva y este exmilitar luso ha ido perdiendo protagonismo en el plan vital de CR7. Mientras, las hermanas del futbolista, Elma y Kátia, han optado por no levantar la voz, aunque tampoco andan bien las relaciones entre ellas y Georgina. Si se confirma la marcha de la matriarca del clan, significaría una verdadera revolución en el devenir de Ronaldo, pues Dolores no había dejado de vivir en La Finca desde que nació Cristianinho, en 2010.

Así las cosas, el pasado de Georgina continúa dando que hablar y la madre de una supuesta examante portuguesa de CR7 ha pasado por el plató de un reality para amenazar con sacar a la luz unas imágenes «comprometedoras» de la joven aragonesa, en actitud más que cariñosa con ciertos hombres.

Nada de ello, sin embargo, empaña la felicidad de Cristiano Ronaldo, quien el miércoles, el mismo día en que Georgina y Alana Martina abandonaban la clínica Quirón, salía con sus amigos habituales a celebrar en Lux, su nuevo restaurante favorito, el nacimiento de la niña... y de los bebés que estén por venir.