José Ortega Cano
José Ortega Cano - Gtres

Guerra abierta en la familia Ortega Cano

Un año después de que naciera la primera nieta del torero, la familia se enfrenta a una nueva crisis

MadridActualizado:

La expareja José Fernando, María Jesús Rodríguez Gamaza, conocida como Michu, dio a luz en mayo del año pasado a su única hija en común, María del Rocío, en medio de una fuerte disputa entre sus progenitores. El hijo de Ortega Cano y Rocío Jurado había quebrantado hasta en cuatro ocasiones la orden de alejamiento respecto de su expareja y madre de su hija, que le prohibía acercarse a Michu. Por este motivo, el hijo de la tonadillera fue condenado a penas de seis meses de prisión.

Debido a estos problemas no se sabía cuándo José Fernando podría conocer a su primera hija. Sin embargo, y debido a que la pequeña se encontró durante las primeras semanas en la incubadora, se le concedió la posibilidad pasar una tarde junto a su niña con la condición de que no se acercase a la habitación que ocupaba su expareja.

Un año después, la primera nieta del torero protagoniza una nueva crisis familiar. El hijo del diestro aprovechó el nacimiento de su hija para centrarse en serio en su definitiva recuperación. Estas semanas su objetivo y el de Michu era encontrar la fecha para celebrar el bautizo de María del Rocío. La intención de la pareja era hacer coincidir la celebración con el cumpleaños de su hija; sin embargo, el 4 de mayo ya ha pasado y siguen sin poder cerrar una fecha. El principal problema es que debido a las comuniones, esta época del año es muy difícil para hacer hueco a un bautizo. En principio, la ceremonia será el próximo viernes 1 de junio.

Aquí surge la pelea, pues esa fecha es que coincide con el homenaje a Rocío Jurado, que falleció este 2018 hace doce años. Una cita ineludible para todo el clan. Esta mañana, según ha afirmado la periodista Kiti Gordillo en el programa «Las Mañanas de La 1», el torero y su familia se estarían planteando no acudir al bautizo de su nieta si sigue adelante la fecha para la ceremonia. La única alternativa para reunir a toda la familia en paz sería cambiar el día en el que María del Rocío reciba las aguas bautismales.