Ernesto de Hannover llegando a la fiesta del jueves en Lima

Ernesto de Hannover recibe el alta tras ser hospitalizado después de la boda de su hijo Christian y Sassa de Osma

Según ha podido saber ABC, el príncipe alemán se sintió indispuesto y fue ingresado en la Clínica Delgado, en el barrio limeño de Miraflores, para someterse a un chequeo

LIMAActualizado:

La boda de Christian de Hannover y Sassa de Osma será inolvidable para los novios y para gran parte de los invitados. Pero quien sin duda no olvida jamás el fin de semana de fiesta y diversión limeña es Ernesto de Hannover.

El príncipe alemán, padre del novio, tuvo que ser hospitalizado el viernes en la Clínica Delgado de Miraflores para someterse a un chequeo tras sentirse indispuesto. Según han confirmado a ABC, no estuvo presente en la cena que se celebró el sábado noche en el Museo de Osma. Pese a la apretada agenda de los novios, Christian de Hannover acudió el mismo sábado al hospital a ver a su padre, y tras comprobar que todo iba bien, «volvió a la fiesta y estuvo bailando hasta la madrugada con sus invitados». Recibió el alta este lunes.

Algunas fuentes aseguran que el motivo por el que Hannover tuvo que acudir al hospital fue una intoxicación alimenticia. La ruta gastronómica de los invitados arrancó el jueves por la noche en el restaurante Osaka, especializado en comida nikkei; siguió el viernes en el Club Nacional y la casa Berckemeyer para finalizar el sábado a última hora en el Museo de Osma.

Imagen de la puerta de la habitación de Ernesto de Hannover
Imagen de la puerta de la habitación de Ernesto de Hannover-ABC

El cátering estuvo a cargo de la chef Marisa Guiulfo, especializada en fiestas y grandes eventos. Según estas mismas fuentes, no solo Hannover, sino algunos invitados más tuvieron problemas de salud tras probar uno de los platos ofrecidos por el cátering, una especialidad peruana llamada 'tiradito' que consiste en pescado crudo, cortado en forma de sashimi y de aspecto similar al carpaccio. Maria Guiulfo los prepara con ceviche de pato y conchas. Desde la empresa de cátering señala que la indisposición de Ernesto de Hannover no tuvo que ver con su cátering sino con los problemas de páncreas que arrastra desde hace años. El jefe de la casa Güelfa ya ha sido ingresado en varias ocasiones por el mismo motivo, una de ellas fue en Ibiza.

La «reaparición» de Ernesto

Christian de Hannover y Alessandra de Osma celebraron una boda en dos actos. En noviembre de 2017, la pareja contraía matrimonio por lo civil en una ceremonia celebrada en Londres. Los novios posaban con los hermanos Hannover y Casiraghi tras covertirse en marido y mujer, pero ni rastro del padre del novio.

El príncipe reaparecía el jueves en Lima, escenario elegido por los novios para celebrar su boda religiosa. Las celebraciones arrancaron el jueves con una cena para recibir a sus invitados, a la que asistió el jefe de la casa Güelfa. También estuvo presente en la ceremonia religiosa, que tuvo lugar el viernes en San Pedro de Lima.

Christian de Hannover y Sassa de Osma tras su boda religiosa
Christian de Hannover y Sassa de Osma tras su boda religiosa-EFE

La actitud alegre y relajada de Ernesto de Hannover en la boda de su segundo hijo con Chantal Hochuli, con quien estuvo casado entre 1981 y 1997, dista mucho de su actuación ante el matrimonio de su primogénito, Ernesto Agusto Jr. de Hannover, con la rusa Ekaterina Malysheva.

Días antes de su unión, Ernesto se opuso de manera pública a la boda de su hijo, celebrada en julio de 2017, y le amenazó con iniciar acciones legales para «preservar los intereses de la casa de Hannover, incluidos valiosos bienes culturales que son propiedad de la Casa desde hace siglos». Su principal temor entonces era que, en caso de divorcio, parte de la herencia quedase en manos de la joven.