Pablo Carbonell - TELECINCO

Los episodios más turbulentos de la vida de Pablo Carbonell con las drogas

«Me di cuenta muy pronto de que trabajar drogado me iba a convertir en un esclavo de la droga», reconoció en «Sábado deluxe»

MADRIDActualizado:

Muchos asocian el rostro de Pablo Carbonell (55 años) al humor y al desparpajo con el que durante años ha hecho disfrutar a varias generaciones, pero pocos conocían el pasado más oscuro del actor gaditano.

Carbonell acudió al programa «Sábado deluxe» y habló de los episodios más turbulentos de su vida. «Yo me di cuenta muy pronto de que trabajar drogado me iba a convertir en un esclavo de la droga», confesó en la entrevista con Jorge Javier Vázquez. Y añadía: «La droga la he utilizado como esparcimiento, algo divertido, social, pero no la he necesitado para trabajar». El LSD y la cocaína fueron una constante en su vida de los que logró zafarse gracias al trabajo y a sus dos queridas hijas.

Por aquellos días, la droga no era lo peor, sino el miedo al VIH. De hecho Carbonell aseguró durante su intervención en el espacio de Telecinco que durante un tiempo no fue capaz de hacerse el test por temor a dar positivo en la prueba. Al actor le marcó una campaña publicitaria que hizo Benetton en la que aparecía un hombre moribundo de sida: «Ese cartel estaba en todas las esquinas de Madrid. Al pasear por Madrid te bombardeaban con esa muerte atroz. La alegría de la movida se la llevó aquella epidemia de sida, a todos nos cambió el carácter».

Lo cierto es que no es la primera vez que habla de sus adicciones. En 2016, Carbonell publicó un libro de memorias, «El mundo de la tarántula», donde hacía un repaso de su historia familiar y profesional, además de confesar sus problemas con las drogas.

«Comíamos ácidos porque sí (...) pero los aterrizajes de ácido son tan violentos... te quedas tan anulado mentalmente después de un viaje... Ahora mismo no me puedo permitir ingresar en "la academia de la nada", como yo la llama en aquella época: no tenía nada que decir, nada que pensar... Yo puedo decir que la droga es mala porque la he sufrido. Y no la recomiendo».