La mala racha de Shakira; desvalijan su casa de Barcelona

Los ladrones huyeron con un botín de joyas y relojes aprovechando la ausencia de la pareja

MadridActualizado:

Shakira no gana para disgustos. Cuando por fin había retomado su carrera musical, con una nueva gira que arrancó el pasado domingo en Alemania, vuelven las malas noticias. El pasado martes por la noche unos ladrones irrumpieron en su casa de Esplugues de Llobregat donde convive con su pareja Gerard Piqué y sus hijos Milan y Sasha. Entre el botín se encontraban algunas joyas de valor de la cantante y relojes de lujo del deportista. Los ladrones aprovecharon la ausencia de la pareja, que se encuentra ocupada con sus actividades profesionales. «Shak» involucrada en El Dorado Tour, mientras que Piqué -que se escapó a Colonia para visitar a la intérprete- entrena junto a la selección española para prepararse para el Mundial.

Si bien hasta el momento la Policía no ha dado una versión oficial acerca de los detalles específicos del acontecimiento, por ahora existen dos versiones. Una de ellas asegura que el robo se produjo cuando se encontraba en la casa solamente el personal que trabaja en ella y ellos fueron quienes denunciaron el hecho a la Policía. Pero otra hipótesis que se maneja es que también estaban dentro del inmueble los padres del deportista.

Uno de los factores que jugó a favor de quienes efectuaron el atraco fue la fuerte tormenta que cayó el martes en Esplugues de Llobregat, que ayudó a disimular los ruidos que realizaron los asaltantes al ingresar al hogar. En el mismo complejo donde se encuentra la casa de la artista -de una superficie de 700 metros cuadrados- y el jugador también hay un inmueble que pertenece a los padres de la colombiana, quienes están de gira con Shakira.

En busca de liquidez

A este robo se unen para Shakira otros problemas como las deudas con Hacienda. El pasado febrero desembolsó 20 millones de euros tras incurrir en un delito fiscal. La intérprete ahora ha decidido deshacerse de la vivienda que posee en Miami Beach. Es una propiedad adquirida en 2001 y en la que Shakira convivió con su expareja y exmanager Antonio De la Rúa.

Diecisiete años después, el valor de la propiedad se ha triplicado, dado que la cantante la compró por un precio que rondaba los 3 millones de euros y actualmente la vende por casi 10 millones de euros. Las reformas que incrementaron el importe inicial fueron la incorporación de habitaciones, las mejoras en la iluminación y arreglos en el suelo. La casa está ubicada en el exclusivo North Bay Road, donde también poseen inmuebles Jennifer López, Matt Damon, Calvin Klein o Ricky Martin.

El encargado de poner a la venta la casa es el hermano de la «barranquillera» Antonio Mebarak, quien lo hace a través de la firma de operaciones inmobiliarias Douglas Elliman.