María Lapiedra, antes de su intervención en «Sábado Deluxe» - REDES SOCIALES / Vídeo: El infierno de Gustavo González: se divorcia tras tener de amante a María Lapiedra ocho años

Las declaraciones de María Lapiedra que han espantado a Gustavo González

El periodista está muy dolido y arrepentido por todo el dolor que le está causando a su todavía mujer, Toñi

MADRIDActualizado:

Gustavo González no pasa por su mejor momento. El colaborador de «Sálvame» anunció la semana pasada que su matrimonio se ha terminado como consecuencia, en gran medida, de la relación extramarital que mantuvo durante ocho años con la actriz María Lapiedra, una confesión que desveló meses antes la propia actriz.

Ante el revuelo que han protagonizado esta semana, Lapiedra y Gustavo se han convertido es dos de los personajes más buscados por la prensa del corazón. Este mismo sábado, la actriz porno acudió al programa «Sábado Deluxe» para desvelar todos los detalles del idilio que mantuvieron y enfrentarse al polígrafo de Conchita. Además de confesar que González es el amor de su vida y el mejor amante que ha tenido hasta el momento, desveló que su actual marido la abandona por todo lo sucedido, algo que no parece disgustarle mucho, ya que tiene pinta de querer retomar su relación el colaborador.

Ilusionada con la idea de volver a los brazos del que fue su amante durante ocho años, confesaba en «Sálvame», sin pudor alguno, que le gustaría hablar con González y ver qué pasa, algo que dio por sentado que sucedería. Pero nada más lejos de la realidad. El periodista no ha querido ni hablar con ella después de que esta decidiese acudir al programa para echar más leña al fuego. De hecho aseguró en directo que se iba de la ciudad.

Pero las declaraciones de Lapiedra no son las únicas razones por las que el periodista acabó huyendo. González no se siente orgulloso de lo que le ha hecho a su mujer, Toñi, pese a que dijo que se acabó el amor entre ellos. Fueron tres décadas de matrimonio y todavía le tiene mucho cariño. «Conocí a mi pareja en selectividad; llevábamos más de 30 años juntos. Está siendo la etapa más complicada de mi vida. Tengo tanto cariño a mi esposa, que juro que me gustaría que fuese feliz. No se merece el daño que le he hecho, es un pedazo de mujer», explicó hace unos días.

Otra de las razones de peso por las que el periodista intenta manternerse apartado de toda la polémica y alejarse lo más posible de Lapiedra es por sus cuatro hijos, a los que adora y tiene respeto. También debe pensar en que lo mejor es intentar llevarse bien con su futura exmujer por el bien de la custodia de su hijo menor.