David Summers durante un concierto de Hombres G
David Summers durante un concierto de Hombres G - GTRES

David Summers se separa de su mujer y presume de nueva pareja

El líder de Hombres G contrajo matrimonio en 1992 con Marta Madruga, con quien tiene dos hijos

MADRIDActualizado:

«Marta tiene un marcapasos...» ha sido una de las frases más recurrentes de Hombres G desde que en 1986 se editara «La cagaste… Burt Lancaster», el segundo álbum del grupo madrileño. La protagonista del tema era Marta Madruga, que por aquel entonces ya le había «arrancado el corazón» a David Summers (53), vocalista, bajista y compositor del grupo de «niños bien» que en la segunda mitad de los 80 puso el contrapunto a la movida madrileña con sus «chicas cocodrilo» y su homenaje a «Venezia».

Seis años después de componer esa canción, el 30 de enero de 1992, Marta y David se daban el «sí, quiero» en el madrileño Colegio de El Pilar, donde ambos habían estudiado. Cuentan las crónicas de entonces que ella lucía un vestido de seda salvaje con aplicaciones de pedrería y que cortaron una tarta nupcial de cinco pisos que llevaba su nombres.

Tras 26 años de matrimonio, la revista «Diez Minutos» publicaba esta semana que Summers y Madruga han puesto fin a su matrimonio. Al parecer, él ya habría rehecho su vida con Christine, una joven profesora de inglés a la que se pudo ver en junio de 2016 en el concierto que Hombres G dio en Nueva York.

Aunque David y Marta se conocieron antes de la formación de la banda, su relación se fraguó en 1987, cuando Manolo Summers, productor y padre del cantante, le propuso a la joven que interpretara a Patty, la protagonista de la película «Sufre mamón», donde los integrantes de Hombres G (David, Rafa, Javi y Dani) oficiaban de protagonistas. Marta tenía entonces «17 años, a punto de cumplir los 18», y posó para la revista «Blanco y Negro» junto al grupo. Decía entonces que solo era «amiga de David Summers», pero al poco tiempo se supo que eran mucho más que eso. Los motivos que han llevado a David y Marta a tomar esta decisión se desconocen. Ella siempre ha preferido mantenerse en un segundo plano junto a Daniel y Lucía, los hijos que tienen en común.

«A ti, aunque no sé si vas a leerlo», reza la dedicatoria de «Hoy me he levantado dando un salto mortal», la autobiografía que Summers publicó el pasado mes de noviembre. Y es que, 26 años no se borran de un plumazo.