David Bustamante y Paula Echevarría junto a su hija Daniella - GTRES

David Bustamante y Paula Echevarría, aparentemente felices en la Primera Comunión de su hija

La actriz y el cantante quisieron mostrar normalidad por el bien de Daniella, de 8 años

MADRIDActualizado:

Si no fuera por la cantidad de noticias que han trascendido desde el pasado mes de marzo sobre la crisis que atraviesan David Bustamante y Paula Echevarría, a juzgar por los detalles que se han visto hoy durante la Primera Comunión de su hija Daniella, se podría decir que no existe tal distanciamiento entre ellos. Parecía como si la actriz (feliz y sonriente en todo momento) estuviera interpretando el mejor papel de su carrera, y el cantante -tal y como aseguró ayer Beatriz Cortázar-, pese a lo tenso que estaba, siguiera teniendo razones para pensar que su matrimonio se puede salvar. Sin embargo, la teoría que cobra más fuerza es que la pareja acordó mostrar normalidad y cercanía por el bien de su única hija. Por ello, quisieron calentar motores la noche anterior a este encuentro ante los fotógrafos, ansiosos por captar una imagen que quizá no vuelva a producirse, publicando en sus cuentas de Instagram una foto donde aparecían con su hija ultimando los preparativos de uno de los días más especiales de su vida.

Actitudes diferentes

Poco antes de las once de la mañana, Daniella llegaba radiante a la iglesia de Nuestra Señora de Santa María de los Ángeles, en San Vicente de la Barquera (Cantabria), ataviada con un vestido de Rosa Clará, la misma firma a la que recurrió su madre el día de su boda en la iglesia de Covadonga (Asturias) hace once años. A su izquierda, cogiéndole la mano, estaba Paula, que lució un vestido estampado en rosas, azules y verdes con escote corazón y un hombro al aire. En la mayoría de sus apariciones públicas desde que se conociera la crisis que atraviesa con su todavía marido, la actriz ha demostrado que sabe manejar este tipo de encuentros con los medios, por eso se la vio tranquila. No ocurrió lo mismo con David, que cogía la mano derecha de Daniella, al que se le vio más serio y tenso. Sobre todo cuando varios de los testigos del posado en la puerta de la iglesia les pidieron que se dieran un beso. Paula respondió dándole un cariñoso beso en la mejilla con el que intentó transmitirle tranquilidad.

Aunque en un principio se dijo que no iba a haber medidas de seguridad, lo cierto es que los Bustamante-Echevarría quisieron asegurarse una fiesta tranquila contratando a diez agentes de una empresa privada. El párroco, Florentino Hoyos, tío de Bustamante, fue el encargado de dar la Comunión a Daniella y, al finalizar la liturgia, David interpretó el Ave María.

Al salir, la familia al completo se desplazó hasta el restaurante Annua. Antes de disfrutar del dos estrellas Michelin del chef Óscar Calleja, David, Paula y Daniella volvieron a posar para los fotógrafos. En la puerta brindaron con ellos para celebrar el día tan especial que estaban viviendo. Allí se pudo ver al cantante mucho más relajado. Le dio un beso a Paula en la mejilla y después, mientras disfrutaban de un estupendo catering, las caricias y confidencias entre ambos continuaron. Ayer la pareja intentó aparentar que el tiempo se había parado, como si estos meses solo hubieran sido un paréntesis en su matrimonio y ayer hubieran hecho borrón y cuenta nueva. Sin embargo, en los mentideros informativos no cesan de rumorear que mañana, lunes 18, este impasse habrá terminado y la pareja podría comenzar a tramitar su divorcio. «Paula ha empezado a hacer vida de soltera, sale con sus fieles y siempre lo hace con mucha discreción. Cuenta con la confianza tanto de sus compañeros de trabajo como de sus amigas de hace años. Está muy protegida», comentó un amigo de la pareja a ABC hace unos días. David, por su parte, «sigue con la esperanza de una reconciliación». Después del día de ayer, los seguidores de la pareja suspiran ante la posibilidad de una reconciliación. Habrá que esperar a mañana para conocer el segundo acto de esta historia que, por Daniella, será lo más cordial posible.