Doña Letizia baila al ritmo de The Black Eyed Peas
Doña Letizia baila al ritmo de The Black Eyed Peas - EFE

YouTubeEl cantante de The Black Eyed Peas rompe el protocolo y saca a bailar a la Reina Letizia

La Reina asistió a la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer como presidenta de honor de la asociación española contra esta enfermedad

MADRIDActualizado:

La pasada noche Doña Letizia mostró su faceta más divertida y espontánea. Ocurrió en México DF, durante la cena que se celebró en el club de banqueros con motivo de la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer (WCLS). Como presidenta de honor de la asociación española contra esta enfermedad, la Reina se sentó en la mesa presidencial junto al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto y su mujer, Angélica Rodríguez. Doña Letizia eligió para esta ocasión un dos piezas negro de Felipe Varela con el que estaba muy favorecida. En todo momento se mostró cercana, relajada y muy sonriente. Una actitud que quedó más que plasmada poco después cuando José Luis Gómez «Taboo», el vocalista de The Black Eyed Peas, irrumpió en la sala y comenzó a cantar para todos los asistentes.

El cantante de ascendencia mexicana comunicó en 2014 que sufría cáncer de testículos. Luchó tres años para vencer a la enfermedad y recientemente ha lanzado «The Fight», una canción cuyos beneficios se han destinado a la lucha contra el cáncer. Por eso, no había nadie mejor que él para cantar en el marco de la Cumbre Mundial contra el Cáncer, donde realizó su espectáculo ante mandatarios y miembros de la realeza de todo el mundo. Cantó sus éxitos más conocidos, hizo bailar a todos los comensales, se subió a varias mesas y acabó acercándose a la mesa presidencial y se colocó al lado de la Reina que, como todos, se encontraba de pie bailando y cantando junto a Peña Nieto y su mujer.

Al llegar, Taboo tomó por el hombro a Doña Letizia y empezó a bailar con ella, lo que provocó una gran ovación por parte de los comensales. Además, el cantante quiso hacerse una foto con la Reina. Fue entonces cuando ella le agradeció el rato tan divertido que le había hecho pasar.